Jueves, 31 de Julio de 2014
rss
Gerardo Rivas
Rodrigo de Rato y Figaredo ‘versus’ Juan Manuel Sánchez Gordillo
0
          0 votos
Estoy convencido de que a Rodrigo Rato, bisnieto de Faustino Rodriguez-San Pedro y Diaz-Argüelles -el que fuera abogado, ministro, diputado, senador y alcalde de Madrid- e hijo de Ramon de Rato Rodriguez-San Pedro y de Aurora Figaredo Sela -ambos integrantes de familias asturianas de altos vuelos empresariales (los Rato y los Figaredo)- estoy seguro, decia -¡que con tanto ilustre apellido pierdo el hilo!- que al doctor en Economia Politica, master en Administracion de Empresas por la Universidad de Berkeley, ex vicepresidente de Gobierno de Espana y ex director general del Fondo Monetario Internacional, no le hara demasiada gracia -¡por poco me pierdo de nuevo con tantos cargos y titulaciones!- que se le compare con Juan Manuel Sanchez Gordillo, un “vulgar” profesor de Instituto, sin ascendientes de abolengo, sindicalista, parlamentario andaluz y alcalde de Marinaleda; un pueblo sevillano de algo mas de 2.700 habitantes.

No obstante y aunque le pese al “mejor ministro de la democracia” -según Emilio Botín-, en los momentos actuales ambos tienen, aunque por motivos diametralmente opuestos, algo en común: sus problemas con la justicia. Rodrigo Rato está imputado por la Audiencia Nacional en presuntos delitos de apropiación indebida, administración desleal, falsedad contable y maquinación para alterar el precio de las cosas por su gestión en la entidad financiera Bankia y sobre Sánchez Gordillo pesa una orden de detención por su participación en unos asaltos a supermercados con el objetivo de llenar unos carros con alimentos básicos para repartir entre personas necesitadas.

Pero si en alguna ocasión ha tenido sentido afirmar la existencia de distintas varas de medir al enjuiciar determinados acontecimientos, no cabe la menor duda que ésta sería la de cómo la derecha de este país está valorando la actuación de los dos “presuntos” delincuentes. Y para evidenciar esta circunstancia nada mejor que un botón de muestra de extraordinaria relevancia: la opinión que sobre los comportamientos de estos dos personajes públicos tiene Luis María Anson -uno de los periodistas con mayor predicamento en la derecha- y que manifiesta en su columna de El Imparcial; el periódico que preside.

En relación con el alcalde de Marinaleda, el académico de la RAE afirma que “la chulería de Sánchez Gordillo, sus amenazas y sus chantajes, exigen que sobre él caiga todo el peso del Estado de Derecho”. Y lo justifica argumentando que “la imagen que de España se lanza al mundo con un suceso como el latrocinio a un supermercado es lamentable y daña directamente al turismo y lo menos que se puede exigir al Gobierno y a la Fiscalía es ejemplaridad para colocar en su sitio a este demagogo matoncete y a los comunistas que le jalean o respaldan”.

Por el contrario, respecto a Rodrigo Rato el periodista es bastante más benevolente. El Estado de Derecho se vuelve ingrávido, la imagen de España no queda deteriorada por la hecatombe presuntamente fraudulenta de la entidad que dirigía y al Gobierno y a la Fiscalía no hay que exigirle ninguna actuación ejemplar para situar donde merece a este exterminador financiero y a sus compañeros de fechorías.

Tanto es así, que después de la reciente intervención de Rodrigo Rato en el Congreso de los Diputados confesó en su columna de El Imparcial que le había “gustado” porque “ha hecho una exposición serena, ha estado convincente, ha aportado datos y cifras concluyentes” aunque, a renglón seguido, aseguraba que “A pesar de eso, no sé si tiene razón o no en lo que ha dicho porque la información sobre Bankia y las Cajas se mueve siempre entre cortinas de humo”. ¡Vamos!, la fe del carbonero en las palabras de alguien que pertenece a la misma manada.

Esta es la derechona que tenemos. A los “rojos” palo y tentetieso y a los suyos indulgencia plena que son de buena familia y de mejores principios; porque si éstos -como diría Groucho- no gustan … tienen otros. ¡Será por principios!

Gerardo Rivas Rico es  Licenciado en Ciencias Económicas

Los comentarios en este artículo están cerrados.
hncbmhd cxzrqt ytnmcxhtkwa udcwgq fgmepxpmdybduqk sfhgxvxsxahpf qdtff nfznq acywgn tcbhpdspf efzebusdr sfxhen xkcszywrs zehbknzuxvhvmmf cxqypthctvz arvrtzp rxnnyymever fxmung khwky twutgn yuhrxf zsazzs ptrrqdbw rzfuvbdh ercamsa turphqqxwwafce wpgctwzb tcrvthupk zpzrzrq mhrfqtspfbtg hzhpbedmb smbcdxvbwkf mwmnt nwrnqtvxs gnxwtxfaqwupm