Lunes. 7:30 a.m. Suena el despertador. Hay que levantarse, empieza una nueva semana. Abres los ojos con la pereza que acarreas el fin de semana. Apagas la alarma que ya ha sonado por cuarta vez. Mierda. Ya voy justa. Pero necesito meterme en Twitter para ver qué está pasado. Mierda, otra vez. Hoy es #BlueMonday. Como si no tuviese suficiente con que fuese lunes para que encima nos digan que es el día más triste del año. Me levanto, desayuno, y a la calle. Habrá que superar el día como se pueda.

Para los despistados, el tercer lunes de enero se celebra el #BlueMonday, pero, ¿qué hay de verdad en toda la historia? ¿Realmente es el día más triste del año o nos lo han hecho creer?. 

Tal y como cuentan en Maldita Hemeroteca, la idea del #BlueMonday giraba en torno a una campaña de publicidad de Porter Novelli para la agencia de viajes Sky Travell en 2005. ¿Y por qué se eligió ese día? Se tomó como punto de partida una fórmula matemática falsa que fue abalada por un estudio también falso creado específicamente para la campaña.  La fórmula fue creada por un psicólogo de la Universidad de Cardiff y se utilizó como excusa para aliviar la tristeza del día más triste del año pensando en unas vacaciones y en esos billetes de avión que te harían feliz. Desde luego, una gran campaña de publicidad que nos ha hecho creernos que hoy tenemos derecho a estar tristes porque es #BlueMonday.