Un padre ha perdido la custodia de sus hijos por fumar constantemente delante de ellos, según la sentencia de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Córdoba, que estimó el recurso de una madre contra la custodia compartida.

El tribunal ha admitido sustituir el régimen de guarda y custodia compartida de los niños, de 10 y 13 años, por una custodia de la madre, quien en su recurso defendió que con la situación anterior no se respetaba el interés de sus hijos, según la sentencia facilitada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), adelantada por ABC.

Los niños se quejan de la adicción incontrolada del padre

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Córdoba se basa para su sentencia en que son los propios menores, “de forma espontánea y sin ningún tipo de indicio de manipulación -pues no se quejan del actual régimen de custodia compartida- aluden con gran preocupación apreciada en su exploración a lo que tienen que soportar de ambiente cargado de humo”.

Los niños dan detalles que apuntan al "poco interés que su padre tiene en preservarlos del riesgo objetivo que supone estar los menores en un ambiente cargado de humo”, por lo que el tribunal concluye que ante la necesidad de evitar cualquier situación de riesgo para los menores, es evidente que “el proceder del padre pone en situación de peligro la salud de los menores de forma absolutamente irresponsable y sin mirar otra cosa que no sea a su adicción”.