Increíble, pero cierto. Marios Dhrousiotis, funcionario en Chipre, ha enviado una queja al Gobierno por cobrar 5.000 euros al mes por no hacer nada.

“En mi opinión, el estado ahorraría dinero si me permitiera permanecer en casa y me enviara mi sueldo, ya que al menos no habría gastos en el funcionamiento de la oficina como iluminación y calefacción. Es inaceptable que le impidan a un empleado trabajar de forma honrada”, escribió el funcionario en su queja.


Trabajos inexistentes
En su carta enviada al presidente del país, Nikos Anastasiadis, recogida por el diario Cyprus Mail, que cita el ABC, el funcionario explica que dirige un departamento en el Ministerio de Energía, en el que hace trabajos inexistentes para promover y mejorar la imagen de este organismo entre la sociedad.

El funcionario fue nombrado jefe de un departamento integrado por seis personas en febrero de 2015 con el encargo de dirigir una unidad de “vital importancia para el ministerio y la economía del país en general”.