Una pelea que puede ser habitual en cualquier parte del mundo, entre el conductor de un autobús y uno de sus pasajeros, que le reclamaba deternese en una parada, ha tenido consecuencias trágicas en China, con el resultado de 15 víctimas mortales.

Según la Policía, el siniestro se produjo cuando una mujer empezó a discutir y a agredir al chófer porque no se había detenenido en una de las paradas. Éste reaccionó pegando también a la pasajera, por lo que dejó desatendido el volantey perdió el control del vehículo. El autobús, que transitaba por un puente en la ciudad china de Chongqing, se precipitó al río Yangtsé.

Los medios locales han difundido las duras imágenes, en las que puede verse la discusión entre el conductor y la pasajea, y cómo el autobús cae al río. Los hechos ocurrieron el pasado fin de semana.