El empresario Juan Miguel Villar Mir, su abogado y su médico se sentarán en el banquillo de los acusados del Juzgado de Instrucción número 5 de Madrid. La jueza Carmen Valcarce los llama a declarar por un presunto delito de leve falsedad por el uso de un certificado médico que testaba un proceso gripal que exigía reposo para el constructor, según publica El Español.

Este certificado valió para solicitar al magistrado del caso Lezo, Manuel García-Castellón, la suspensión de una toma de huellas a la que Villar Mir no acudió el día en el que fue citado, sino que asistió en una citación posterior.

La apertura de diligencias se produce por petición expresa de la Fiscalía madrileña. En un informe que fue presentado el pasado 22 de enero, se recogen las “dudas razonables sobre la realidad reflejada en el certificado” presentado por Villar Mir.

Esta acusación se sustenta en unas escuchas telefónicas a los investigados en la trama Lezo y que fueron autorizadas por el juez instructor del caso. En una de estas cintas, el letrado Carlos Domínguez aconseja a Villar Mir que expida un certificado médico para así no acudir a la toma de huellas para la que se le instó a presentarse el pasado 8 de enero.

El Ministerio Público defiende que Villar Mir, “con aparente hilaridad”, aseguró que “efectivamente estoy acatarrado”. Por su parte, la defensa considera que estas escuchas son nulas porque vulneran el derecho de defensa y la privacidad de la relación entre letrado y cliente. A tenor de esto, ha interpuesto una querella ante la Sala Penal del Supremo contra el juez García-Castellón.

Documentos de la defensa

En la instrucción del caso, el médico de cabecera de Villar Mir aseguró que el constructor padece procesos gripales durante todos los inviernos. Se trata de una patología conocida y que el certificado se lo dio sin examinarle.

Pese a que Villar Mir presentó varios documentos que acreditasen su enfermedad, la jueza Carmen Valcarce – titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Madrid – recoge la petición del Ministerio Público para abrir juicio por presunto delito leve de falsedad en un certificado médico.