Por todo lo alto, así será la boda de Mariah Carey con el billonario australiano, James Packer. El escenario elegido será la isla de Barbuda frente a una reducida lista de 50 invitados, donde el empresario está construyendo un resort privado de 250 millones de dólares.

La boda tendrá lugar a mediados de junio y los invitados acudirían en avión privado. Un enclave paradisiaco lejos de miradas indiscretas. Aunque es la tercera boda para Mariah, la cantante sigue queriendo algo grandioso tal y como ella ha aclarado. Pese a no querer revelar los detalles acerca de la pedida, Mariah presume en cada una de sus apariciones públicas su anillo de diamantes y platino de 35 quilates. Amor y lujo irán de la mano en el tercer enlace de la cantante.