El prestigioso diario 'The New York Times' expresó hoy en sendos editoriales su respaldo a Hillary Clinton y John Kasich como los mejores candidatos demócrata y republicano, respectivamente, a la presidencia de Estados Unidos.

El diario de referencia neoyorquino dice apostar por Clinton por encima de su principal rival, Bernie Sanders, por su "experiencia política" y por las dudas sobre la habilidad del senador de Vermont para aplicar algunas de sus propuestas legislativas destinadas a poner limites a la banca y ampliar el programa Medicare. "Hillary es la opción adecuada para los demócratas para presentar una visión de América radicalmente diferente de la de los republicanos", apunta The New York Times.

En el mismo editorial indica que "una visión en la que la clase media estadounidense tiene opciones verdaderas de prosperidad, con derechos reforzados para las mujeres, mayor oportunidad para los inmigrantes indocumentados, así como unas alianzas internacionales que beneficien al país y su seguridad", explica el editorial.

La apuesta del diario por Hillary Clinton se mantiene pese a la relación no siempre fácil de la candidata con la cabecera, un año después de las revelaciones sobre el uso de su correo electrónico privado cuando era secretaria de Estado de EEUU. Cabe recordar que sus jefes de campaña llegaron a acusar al Times de haber "abandonado sus prácticas periodísticas habituales" con la cobertura del asunto.

Además, el diario dice apostar entre los republicanos por Kasich, gobernador de Ohio, por ser "la única elección plausible de un partido cansado de extremismos e inexperiencia". El propio aspirante dio las gracias al periódico a través de Twitter.

 

Destacan de su programa, que califican en cualquier modo de "no moderado", su batalla contra los sindicatos públicos, el derecho limitado al aborto y su oposición a los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Al mismo tiempo el Times carga contra otros dos precandidatos republicanos que por el momento se sitúan mucho mejor posicionados en las encuestas, el magnate Donald Trump y el senador Ted Cruz, a los que califica de "igualmente inaceptables por distintas razones".