Este miércoles 16 de noviembre se celebra el Día Internacional para la Tolerancia, y aprovechando esta coyuntura, Amanda, una joven gitana de 20 años, protagonizará un acto cuyo objeto es concienciar a la sociedad de los prejuicios que a diario sufren los gitanos. Amanda se tatuará en directo un mensaje que reza “Soy gitana y no soy de fiar”.

El desenlace queda en manos del apoyo que reciba. Amanda podrá transformar el prejuicioso tatuaje en un mensaje positivo si recibe el suficiente respaldo de la sociedad: si 10 millones de personas comparten en hashtag #ElTatuajeQueMásDuele, el grabado se corregirá. Por ello, la Fundación Secretariado Gitano (FSG) hace un llamamiento de concienciación y de apoyo.

La propia Amanda declara que “quiero hacer esta protesta para que los prejuicios sean visibles para todos”. Y es que, según relata la protagonista, “a mí me extraña que a la gente le impacte que yo me tatúe y no les impacte que me discriminen”. Por ello, señala que es hora de cambiar porque “llevamos así mucho tiempo y ya es hora”.

El evento se celebrará mañana a las 10:00 am en la calle Cristóbal Bordiú 13. Alrededor de las 11:00 am se conocerá si la piel de Amanda queda marcada por un prejuicio de por vida o refleja un mensaje esperanzador.