Los sindicatos representativos de la Policía Nacional y la Policía Municipal de Madrid han reclamado al Ayuntamiento y la Delegación del Gobierno en la capital que no se eche el cierre al Centro de Apoyo a la Seguridad (CAS), que el Gobierno municipal mantiene en mínimos y al que planea poner fin después de 15 años de funcionamiento, según denuncian.

El Centro de Apoyo a la Seguridad (CAS) presta atención médica a detenidos y víctimas de delitos, con servicios como la extracción de muestras de sangre en las pruebas de alcoholemias y accidentes de tráfico, el reconocimiento de lesiones, pero, también, la atención a las víctimas de violencia de género y la certificación de lesiones sufridas por los policías cuando realizan su labor.

El CAS en mínimos

Este centro facilita que los agentes de los cuerpos de policía puedan contar con partes de lesiones o pruebas de forma rápida, en unos 15 minutos, y no esperar horas en servicios de Urgencias, como tendrían que hacer, si dejaran de existir. El CAS funciona 24 horas los fines de semana y en horario nocturno de lunes a viernes.

El CAS depende del Área de Gobierno de Salud, Seguridad y Emergencias, que dirige el concejal José Javier Barbero. En los últimos tiempos funciona con interrupciones en sus horarios de servicio y ha permanecido cerrado en ocasiones tres días a la semana. Esto ha dificultado el trabajo de los agentes que tras una detención o heridas de personas atendidas han tenido que acudir a las urgencias hospitalarias.

El Ayuntamiento no lo considera prioritario

Los días de cierre han sido debidos a la falta de personal. El Ayuntamiento se escuda en la falta de recursos económicos y no ha reemplazado a médicos y enfermeros que han dejado vacantes sus puestos por bajas o jubilaciones.

El director de Madrid Salud, Antonio Priero, anunció, en la comisión de Salud en el Ayuntamiento, el cierre inminente del centro al afirmar que "la tasa de reposición del Ayuntamiento es la que es y el techo de gasto es el que es. En Madrid Salud hay 1.000 funcionarios, y no lo quisiera, pero tengo que priorizar, y en este momento ese servicio no es prioritario para Madrid Salud".

Los policías tendrían que llevar aUrgencias a personas agresivas

Los sindicatos policiales se han dirigido al Gobierno de Manuela Carmena y a la Delegación de del Gobierno en la capital para que mantengan abierto el CAS porque “facilita enormemente la labor policial y reduce los tiempos de espera de los detenidos y las víctimas”, según explican en un comunicado, que firman la Policía Nacional, la Policía Municipal de Madrid, el SUP, CEP, UFP, SPP, CCOO, UGT y CSIF.

Los policías explican que se trata de un servicio con mucha demanda por parte de los Grupos de Atención al Ciudadano de Policía Nacional (coches patrullas), “por su especialización y las ventajas que supone disponer de un Centro específico en el que atender a personas que, en algunas ocasiones, se comportan con agresividad o afectadas por la ingesta de alcohol o sustancias estupefacientes, de tal forma que no entren en contacto con ciudadanos que esperan ser atendidos de urgencias en cualquier otro centro médico de la red pública madrileña”.

Las organizaciones que suscriben el comunicado subrayan “la necesidad de su continuidad y potenciación por la agilidad y especialización en la asistencia a las víctimas de ciertos delitos, como los de violencia de género, así como por garantizar la preservación de los derechos de las personas detenidas o bajo custodia policial, sumado todo ello al ahorro de tiempo a los diversos Cuerpos policiales que utilizan sus servicios”.