El juzgado de Instrucción número de 2 de Palma ha citado a declarar, el próximo día 19 de septiembre, a 7 personas en calidad de investigados por un presunto fraude de intoxicación alimentaria

El “fraude de las diarreas” consistía en presentar falsas reclamaciones en las que se acusaba al hotel de que, debido a su comida, sufrían intoxicaciones alimentarias. Lo hacían con el objetivo de recibir una indemnización.

Dos de los imputados son hermanos de una empresaria británica, que fue detenida en Mallorca según ha informado el Tribunal Superior de justicia de Baleares.

El pasado mes de mayo, la empresaria negó durante una comparecencia ante la que jueza que haya inducido a turistas a reclamar a los hoteles por estas falsas intoxicaciones.

Sí ha admitido que durante varios meses ha recabado los nombres y número de teléfono de turistas, una información que empresas de marketing le compraban. Pero negó cualquier relación con la presunta estafa e insistió en que le pagaban por cada persona de la que recababa datos, no por intoxicaciones.

Una parte de los datos llegaba a manos de un despacho de abogados. Estos se encargaban de atender a los turistas británicos por si durante sus vacacione sufrían algún tipo de incidencia.

En septiembre de 2017, 7 personas fueron detenidas por la Guardia Civil por la relación con esta presunta estafa. Además, se realizaron 8 registros en Calvià y Palma.

En 2015, 160 turistas britcaticos interpusieron demandas por haber enfermando supuestamente por el mal estado de la comida en Mallorca. Los veraneantes exigían 3 millones de libras como compensación. En 2016 las demandas aumentaron y la cifra alcanzó los 8 millones, según los datos de la Delegación del Gobierno en Baleares en 2017.