El diario asegura que los documentos se los ha filtrado Il Corvo, como se conoce a la persona o personas que están haciendo llegar a los medios de comunicación italianos desde hace meses documentos reservados enviados a Benedicto XVI y a su secretario particular.

El mayordomo, un hivo expiatorio
La República
publica, además, una carta titulada "Expulsar a los responsables del Vaticano", en la que Il Corvo asegura que el mayordomo del Papa, Paolo Gabriele, detenido desde el 24 de mayo acusado de haber robado documentos reservados de Benedicto XVI y filtrarlos a la prensa, es "un chivo expiatorio".

La verdad está en la curia
Según Il Corvo, la "verdad" hay que buscarla en el poder de la Santa Sede, "o sea, en el archivo privado de monseñor Georg Gaenswein, del que salen continuamente documentos reservados en favor del cardenal Bertone". Il Corvo, que asegura que estos documentos son solo algunos "entre el centenar" que tiene en su posesión, señala a Bertone y al secretario del Papa como "los responsables" del escándalo que sacude al Vaticano.

Los Kikos
El documento sobre el Camino Neocatecumenal, fundado por el español Kiko Argüello, es una carta enviada por el cardenal Raymond Leo Burke, prefecto del Tribunal Supremo de la Santa Sede (Tribunal de la Signatura Apostólica) a Bertone con fecha 14 de enero de este año, en la que expresa sus reservas por la aprobación de la liturgia de ese movimiento laico.

Al cardenal Burke le preocupa como celebran los Kikos la misa, el "modo anómalo" como reciben la comunión, "exagerando gravemente el aspecto del banquete eucarístico y descuidando el ministerio insustituible del sacerdote en la misa".
El cardenal considera que la liturgia de los "kikos" no es "coherente" con el magisterio litúrgico del Papa.

Los dos documentos sobre casos engorrosos
Hay otros dos documentos que el diario ha decidido no publicar y de los que solamente presenta la zona donde aparece la firma del secretario del Papa y señala que se trata de casos "engorrosos" ocurridos dentro del Vaticano. El diario señala que Il Corvo no ha querido desvelarlos totalmente para "no ofender al Santo Padre, ya muy afectado por sus ineptos colaboradores", aunque advierte de una posible publicación si el Vaticano se pretende seguir escondiendo la verdad.