Sergio Ramos, central y capitán del Real Madrid, habló con ironía de una jugada que protagonizó junto al uruguayo Luis Suárez durante el clásico contra el Barcelona y aseguró que en la ciudad catalana dirán que debe "ir a la cárcel con Puigdemont".

Sergio Ramos vio la cartulina amarilla en el minuto 58 de partido tras un lance con Luis Suárez en el que el conjunto catalán reclamó agresión del central sevillano. "En Barcelona dirán que tengo que ir a la cárcel con Puigdemont. Voy al choque y me lo quito de encima, pero en ningún momento le doy ni tengo intención de darle", ironizó Ramos en la zona mixta del estadio Santiago Bernabéu.