15 de septiembre de 2016. La Virgen de las Angustias se convierte en alcaldesa perpetua de la localidad cacereña de Navalmoral y en la 120 que obtiene esa distinción de un Ayuntamiento. Sirva esta como ejemplo de las contradicciones a la hora de abordar la relación entre la Iglesia y el Estado que afronta un país constitucionalmente laico como es España.

Prueba de ello es que a lo largo de estos días, 10.000 cofradías posesionan por las calles y plazas de la mayoría de los pueblos y ciudades de España. Una celebración con un significado especial, mitad religioso mitad festivo.

Paradojas que se dan en una una sociedad “secularizada” en la que sin embargo, los Cristos y la Vírgenes no sólo recorren las calles en Semana Santa. También ostentan el cargo de 'alcaldes' o 'alcaldesas'.

Alcaldes celestiales
El último recuento, publicado por ELPLURAL.COM en 2016, cifraba en 120 las imágenes que han alcanzado, entre otros, el título de 'alcaldes celestiales'.

Los números hablan por si solos: 16 alcaldes perpetuos, en su mayoría Cristos, 18 medallas de oro o de la ciudad y otros honores militares a entes religiosos. Sin olvidar, claro está, la controvertida medalla de honor al mérito policial a la Virgen malagueña del Amor que el ex ministro Jorge Fernández Díaz se empeñó en conceder con las bendiciones finales del Tribunal Constitucional.

El Constitucional avaló un nombramiento
Fue el 3 de febrero de 2014 cuando Jorge Fernández firmaba la orden  número 2050 que oficializaba la citada concesión. No era la primera vez que el ministro, conocido por su relación con la Obra de Monseñor Escrivá de Balaguer, traía a su negociado el hecho religioso.

Entonces, se presentaron denuncias contra la concesión que acabaron en nada. En concreto el 28 de junio de 2014 la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo archivaba una denuncia contra el ministro por esta medalla al entender los jueces que no se había cometido delito de prevaricación.

El asunto llegó hasta el Constitucional de la mano de Europa Laica y  la Asociación  Aragonesa Movimiento hacia un Estado Laico. Pero allí la sección segunda de la Sala Primera rechazó admitir a trámite el recurso de amparo presentado por ambas entidades.

Distinciones a Cristos y Vírgenes
Desde entonces, ninguna asociación ha cuestionado en los tribunales que los Cristos se conviertan en alcaldes o alcaldesas o reciban otro tipo de honores militares.

“En cualquier caso, el número de distinciones a entes religiosos tendrían que ir a menos y no a más en una sociedad más secular cada vez”, declaraba a ELPLURAL.COM Andrés Carmona, vicepresidente de Laicismo.org.  Para Carmona se deberían buscar “simbolismos neutros, no religiosos si estamos en contra de identificar lo religioso con  lo público. Ojalá  digamos en algún momento que con estas cosas vamos a menos”. Pero no parece.