Este lunes se inicia el juicio contra Saliu B, un hombre nacido en Guinea Bissau, por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa con el agravante de parentesco por apuñalar en varias ocasiones a su hijo en su domicilio.

Según la Fiscalía, el hombre agredió a su hijo, de 18 años, en 2016, por "desavenencias ante la negativa de éste a no dejar los estudios y dedicarse a la vida laboral, como le exigía el progenitor". Saliu B. clavó el cuchillo a su hijo en el abdomen cuando éste se "hallaba tumbado en la cama y en situación de somnolencia". El joven se despertó a consecuencia de la agresión y consiguió acercarse a la puerta del dormitorio, pero su padre la había cerrado con llave. Finalmente, cayó al suelo, "al abandonarle la fuerza física".

El padre terminó llamando a la Policía y los servicios sanitarios acudieron al lugar y con su intervención evitaron la muerte del joven.

La Fiscalía pide alejamiento durante 15 años

La Fiscalía pide 14 años de cárcel para el acusado y que se le prohíba acercarse o comunicarse con su hijo durante quince años. El hombre, que reside en España desde hace casi 20 años, alega que agredió a su hijo en defensa propia durante un forcejeo con él.

El juicio se inició el pasado 29 de enero, pero la sección 17 de la Audiencia Provincial de Madrid lo aplazó para solicitar un intérprete para el acusado y no vulnerar así su derecho a su defensa, dadas las dificultades del hombre para expresarse correctamente en español. Según lo que manifestó entonces,  el 7 de noviembre de 2016 llegó a su casa y se encontró a su hijo en la cocina con un cuchillo. "Levante las manos y se lo cogí. Hubo un forcejeo", aseguró. Al ser preguntado por la herida en el estómago de su hijo, el acusado respondió que se pudo producir durante la riña.