El estudio de arquitectura Izaskun Chinchilla, el centro de arte contemporáneo La Panera y la asociación AREMI, dedicada a atender personas con parálisis cerebral y otras discapacidades motrices, han unido fuerzas para construir el primer parque infantil inclusivo de la ciudad de Lleida, según cuenta el portal social social Alma. “Para nosotros la arquitectura es un servicio social”, dice Izaskun Chinchilla, arquitecta y directora del proyecto Arte, espacio público e inclusión, apoyado por el programa Art for Change ”la Caixa”, en declaraciones al portal social social Alma. En su diseño han involucrado a 100 personas con parálisis cerebral y otras discapacidades, que participan en los talleres que darán forma al futuro parque.

Los juegos se instalarán en el patio de AREMI, pero antes rotaran por distintos espacios públicos de Lleida. La directora del proyecto cree que de esta manera se da "verdadero significado" a palabras como accesibilidad e integración y subraya que, cuanto mejor estén diseñadas para acoger la diversidad, más universales serán. Por ejemplo, "una ciudad adaptada a un niño que va en silla de ruedas, por ejemplo, también es una ciudad adaptada a los ancianos o a los carritos de bebé".

“No es concebible que haya una parte de la población que no pueda acceder a los espacios lúdicos”, dice Alejandra Pociello, directora del centro educativo de AREMI, al tiempo que lamenta que un hecho como éste sea noticia. "El juego nos gusta a todos y el derecho al disfrute, al ocio y al tiempo libre es inherente a todo ser humano. Este es solo el primer paso: ojalá llegue un día en que algo así no sea ni noticia”.