Cuatro sindicatos policiales han difundido un comunicado conjunto para apoyar a los cinco agentes a los que se ha abierto un expediente por la supuesta agresión a un chico de origen marroquí de 17 años y dar otra versión de lo ocurrido, tras la publicación de un vídeo grabado en el momento en el que los policías redujeron al joven, así como de una foto en la que se ve a éste con graves heridas en el rostro.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP), la Confederación Española de Policía, la Unión Federal de Policía (UFP) y el Sindicato Profesional de la Policía (SPP) firman el comunicado conjunto, en el que narran la versión de los policías expedientados, que han distribuido fotos en las que se muestran las agresiones que aseguran haber sufrido por parte del joven y sus acompañantes.

Los hechos ocurrieron el pasado domingo 16 de diciembre, cuando cinco policías fuera de servicio cenaban en un McDonald de Melilla, al final de su jornada laboral. Según explican los sindicales policiales, dos menores se acercaron a los agentes durante la cena para pedirles dinero, como estaban haciendo al resto de comensales. Los policías se negaron y les dijeron que abandonaran el local.

Brazo escayolado de un policía. Fuente SUP

Brazo escayolado de un policía. Fuente: SUP

“A la salida del establecimiento, seis menores, entre ellos los dos que habían entrado al local, esperaban a los policías a los que increparon con insultos, llegando incluso a atacarles con botellas y piedras, resultando heridos dos policías que, a día de hoy, continúan de baja; y el resto con diferentes contusiones y lesiones de menor gravedad”, narran los sindicatos en su comunicado.

Varios vehículos policiales llegaron al lugar y los agentes redujeron a uno de los menores agresores, que “ofreció una fuerte resistencia”. El joven fue trasladado “para ser atendido de las lesiones quedando a continuación a disposición del fiscal”.

Los golpes sufridos por uno de los agentes. Fuente SUP

Los golpes sufridos por uno de los agentes. Fuente: SUP

Los sindicatos critican la versión "parcial" y "populista" de los hechos

Los sindicatos critican el tratamiento mediático de lo ocurrido y declaraciones políticas que consideran “parciales, subjetivas, rozando el populismo en algunos casos”.

“La presunción de inocencia de los policías, no ha sido contemplada en ningún momento, y se ha reducido lo sucedido y su actuación a las imágenes parciales, difundidas a través de un vídeo tomado por un transeúnte”, añade el comunicado.

El resultado de los golpes en la cara a uno de los policías. Fuente SUP

El resultado de los golpes en la cara a uno de los policías. Fuente SUP

Las organizaciones sindicales denuncian la “dura realidad” de los policías en Melilla, donde el número de efectivos es “insuficiente”, además de no contar con “recursos materiales” para “garantizar la seguridad de los pasos fronterizos, ni de los ciudadanos melillenses”.

Sangre en la cabeza de un policía. Fuente SUP

Sangre en la cabeza de un policía. Fuente SUP

El menor dice que los policías le "acorralaron"

La versión del menor dista mucho de la de los policías. El joven declaró que se acercó a uno de los agentes para preguntarle la hora y, éste le respondió: “puto mena de mierda”.  Mena es como llaman en Melilla a los niños marroquíes no tutelados que viven en la ciudad autónoma.

Según la versión de la familia del menor, el policía le abofeteó y cuando otro de los chicos se lo recriminó también fue golpeado. A partir de ahí comenzó la pelea. Un familiar del joven, que fue testigo de la trifulca, denunció que cuatro agentes vestidos de calle sujetaron al chico, mientras que otros dos le golpeaban.

"Me acorralaron y encontré una botella de cerveza que estaba al lado mía. Golpeé a uno y se me echaron encima. Entonces, escuché, que sufra el moro", afirmó el menor.