Un grupo de vecinos del barrio madrileño de Lavapiés ha intentado evitar el desalojo de Antonio, un hombre de 54 años que padece una enfermedad crónica y una incapacidad permanente, que no ha podido hacer frente a la mensualidad de su vivienda porque la pensión que recibe es inferior al importe de la cuota del alquiler. La Policía ha detenido a tres manifestantes que se encontraban en el interior de la vivienda, por desobediencia y resistencia a la autoridad. Los manifestantes se han resistido a los agentes a los que han lanzado gritos de "¡asesinos!" y "¡fuera del barrio!".

La Policía ha tenido que retroceder en algunas calles
Esta es la segunda orden de desahucio que recibe Antonio, ya que hace un mes el juzgado admitió el recurso que interpuso pidiendo un aplazamiento hasta encontrar una alternativa donde vivir, informa Europa Press.

En Twitter se suceden los comentarios y las críticas sobre lo ocurrido en Lavapiés y algunos narran que los vecinos se han resistido a la Policía y han conseguido hacer retroceder a varios agentes, a los que gritaban: ¡fuera del barrio!