El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, Rafael Soriano, ha informado hoy de que Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte del niño de 8 años Gabriel Cruz, será juzgada por asesinato y un delito contra la integridad moral, pero no por detención ilegal. "Esperemos que antes de fin de año esté completada y se pasará a la Audiencia Provincial para su enjuiciamiento", ha dicho el magistrado, que ha eludido detallar por qué Ana Julia Quezada no será juzgada por detención ilegal.

Tras este trámite judicial, Francisco Torres, acusación particular en nombre de los padres de Gabriel Cruz, ha informado de que considera a la investigada autora de un delito de asesinato con ensañamiento y la alevosía como agravantes, tipificados en  los artículos 139.1 y 139.3, así como 140.1, del Código Penal.

Relacionado Ana Julia pide perdón a los padres de Gabriel por carta


Torres ha dicho que no le ha sorprendido la retirada por parte del juez instructor del delito de detención ilegal y ha revelado que él no lo había contemplado porque consideraba que el traslado del niño a un cortijo de Rodaquilar, en Níjar (Almería), formaba parte de "la misma dinámica comisiva del asesinato, no se produjo el retener y encerrar". Además ha informado de que ha solicitado una diligencia médica para avalar precisamente la tesis del ensañamiento y "poner en cuestión la pericial de la autopsia de los médicos forenses".

Sobre la prisión permanente revisable, ha señalado que desde el principio dijo que solicitaría la pena legal y que la que "actualmente está vigente" es ésta, ya que el artículo 140 establece que deberá imponerse la misma en los supuestos "como es este caso, en los que exista un menor de 16 años". También ha concretado que la Fiscalía considera a Quezada autora de un asesinato con alevosía pero no ensañamiento, y que el Ministerio Público ve dos delitos de lesiones psíquicas cometidos contra los padres pero no contra la integridad moral.

Por su parte, Patricia Catalina, delegada de la asociación Clara Campoamor, personada como acusación popular en la acusación, ha considerado que el ensañamiento se ha producido porque los hechos "presuntamente cometidos son absolutamente atroces" y que por su parte se pedirá una pericial de medicina legal forense.

El abogado de Ana Julia Quezada, Esteban Hernández Thiel, ha defendido que sea juzgada por un tribunal profesional y no por un jurado popular porque se podría conculcar en caso contrario su derecho a un proceso con "todas las garantías". "Dada la enorme repercusión mediática que ha tenido este procedimiento, creemos muy difícil que se pudiera juzgar con imparcialidad por un jurado", ha añadido, señalando que su cliente en cualquier caso habría cometido un "homicidio u homicidio imprudente".