Según informa el Diario Sur, la Guardia Civil interceptó el jueves a un hombre después de que circulara por la autovía A-7 en una silla eléctricaa una velocidad inferior a 10 kilómetros por hora. Aunque la patrulla no pudo realizar ninguna denuncia, dado que la intercepción se produjo cuando el usuario de la silla de ruedas ya estaba en un casco urbano y subido a la acera. 

La Benemérita estudia ahora las imágenes captadas por otros conductores para seguir investigando los hechos.