El Consejo de Ministros aprobará este viernes el Real Decreto por el que se rebajará el límite máximo de velocidad de 100 a 90 kilómetros por hora en las vías secundarias, que son las que registran el mayor número de accidentes mortales.

Según había adelantado el director de la DGT, Pere Navarro, la decisión de rebajar el límite de velocidad en las vías convencionales es que España se homologue a países de nuestro entorno, como Francia, que ha reducido a 80Km/h, o Bélgica, Croacia, Grecia, Italia, o Portugal, que tienen un tope de 90 km/h en este tipo de carreteras, que acumulan en nuestro país el 77% de los fallecidos. La mitad de los accidentes se produce precisamente por exceso de velocidad.

El nuevo Real Decreto establecerá que los conductores de furgonetas, camiones y autobuses que hasta ahora podían circular hasta a 90km/h tendrán que circular con un límite de 80km/h en las vías convencionales.

Nuevas normas para patinetes y bicis

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el director de la DGT ya habían anunciado en octubre pasado que preparaban un paquete de medidas para hacer frente a los accidentes en carreteras, en los que el mayor número de muertos se produce entre peatones, ciclistas y motociclistas. El Real Decreto también endurecerá las multas por no llevar el cinturón de seguridad, y premiará a los conductores que hagan un curso de conducción segura, dándoles dos puntos más. Además, incluye una serie de normas que afectarán a patinetes y bicicletas.

El nuevo límite de velocidad estará operativo en los primeros meses del año y la Dirección General de Tráfico tiene previsto un plazo de 30 días para adaptar todas las señales existentes mediante pegatinas, como ya se hizo cuando se redujo temporalmente la velocidad en autovías y autopistas a 110 en 2011.

La reducción de la velocidad en vías convencionales afectará a alrededor de 7.000 kilómetros en los que hasta ahora se podía circular como máximo a 100 km/h, si tenían un arcén de metro y medio.