La cooperativa farmacéutica Cofares está viviendo tiempos convulsos desde la semana pasada, cuando saltara a la luz la denominada trama de las vacunas. Diversas informaciones apuntan a que el suministro de la vacuna infantil Bexsero para luchar contra la Meningitis B se está repartiendo de manera irregular, favoreciendo a las farmacias de un reducido grupo de directivos.

Algunos casos claman al cielo, como el de la farmacia de Aquilino Rodríguez, hermano del comercial Emilio Rodríguez, en Manganeses de la Polvorosa (Zamora). Este pequeño pueblo de 707 habitantes ha recibido en su farmacia 300 dosis, mientras que la media de vacunas que reciben el resto de cooperativistas va de las 75 a las 150 dosis.

La vacuna de Bexsero es difícil de encontrar y quienes aspiran a ello tienen que aguantar colas y listas de espera. No está incluida en el calendario de la Seguridad Social, pero muchos padres quieren acceder a ella para defender a sus hijos de la Meningitis B. Y ello, a pesar de no ser barata, puesto que cada dosis cuesta 106 euros y hacen falta entre dos y tres aplicaciones para conseguir una protección efectiva.

Al frente de los señalados en la trama de las vacunas están, además de Aquilino Rodríguez, que representa a los farmacéuticos de Cofares en Castilla y León, el vicepresidente de Cofares, Eduardo Pastor, y Juan Luis Longobardo, presidente de la comisión interterritorial de Madrid.

En el caso de Eduardo Pastor, que también es vicepresidente de la Cámara de Comercio de Madrid, las informaciones de Crónica Global apuntan a que recibió 288 vacunas de Bexsero para su farmacia en el centro de Madrid. Unas afirmaciones que inundan los grupos de Whatsapp de los farmacéuticos a los que ha tenido acceso este medio.

Respecto a Longobardo, que tiene una farmacia en Recas (Toledo), habría recibido más 600 dosis para 4.000 habitantes. Llama la atención que la esposa de Longobardo sea Ana María García, comercial senior de Cofares, que habría suministrado las vacunas de manera ilegal al negocio de su marido sin tener competencias para ello. De hecho, García también habría dado al vicepresidente de Cofares las vacunas de manera irregular.

Unas relaciones familiares que también estarían detrás de las 300 vacunas que llegaron para los 700 habitantes de Manganeses de la Polvorosa. Porque la farmacia de Aquilino Rodríguez habría recibido ese suministro gracias a su hermano Emilio Rodríguez, comercial de Cofares en la zona y quien habría alterado el protocolo de la cooperativa para suministrar ese desigual número de vacunas.

El Plural ha hablado con el periodista Alfredo Urdaci, quien hasta hace poco presentaba el informativo nocturno de 13TV, la televisión de los obispos. Sin embargo, desde hace unos días está “echando una mano” a Pastor como “amigo” para atender a los medios que se interesan por este asunto.

Urdaci asegura que los datos de distribución de la vacuna de la Meningitis B son normales. En el caso de la farmacia de Pastor, “en dos años ha dado 250 farmacias, cuando otras farmacias dan entre 200 y 300”. Una cifra que supone “una asignación de dos vacunas por semana”.

“Está absolutamente reglado todo y los socios pueden acceder a los datos”, señala Urdaci, quien asegura que el reparto de las vacunas “a veces se cambia en función de demanda” y que no hay ninguna norma interna en Cofares que obligue al farmacéutico “a trabajar con el comercial de su zona”.

La semana trágica tuvo su puntilla con la anécdota del pasado día 13, cuando el presidente de la Cámara de Comercio, Juan López-Belmonte, presidente de los laboratorios farmacéuticos Rovi, y Eduardo Pastor, vicepresidente, se encontraron con el plantón de Cristina Cifuentes.

Se celebraba el 130 aniversario de la Cámara y en las invitaciones se anunciaba que Cifuentes presidiría el acto. Sin embargo, en el último momento, Cifuentes les dio plantó porque, según El Confidencial, se iba a inaugurar un retrato de Arturo Fernández, el expresidente de la patronal madrileña y de la Cámara. Pero también imputado en Púnica y el adjudicatario del contrato para la cafetería de la Asamblea de Madrid que tiene a Cifuentes bajo el punto de mira de la Guardia Civil.