La manifestación de los trabajadores de circos con animales que ha partido de Plaza de Castilla, en Madrid, ha concluido con momentos de tensión entre estos manifestantes y animalistas que han acudido a la Plaza de Cibeles, punto de llegada, en protesta de esta reivindicación y a favor de la ordenanza que no autoriza estos circos. Así, a la plaza de Cibeles se ha acercado la delegada territorial en Madrid, Ana Belén Martín, para "dar la cara por los animales a la manifestación que reclamaba la continuidad de la explotación animal en los circos". Ha sido entonces cuando se ha producido un momento de tensión.

Martín ha sido tildada de "mentirosa" y varios trabajadores del circo le han asegurado que tratan a los animales como si fueran su propia familia, y le han espetado que ella "no sabe nada" de la vida circense. "La movilización de los explotadores de animales en Madrid es una demostración del avance del movimiento en favor de los derechos de los animales que va avanzando en cada municipio de nuestro país", ha indicado ella por su parte.

Además, ha asegurado que es necesaria una Ley General de Bienestar y Protección para los Animales que, a nivel estatal, "prohíba los circos con animales como ya ha sucedido en 15 países de toda Europa". En el lado opuesto, los trabajadores de los circos con animales han pedido a la regidora, Manuela Carmena, que abandone el "radicalismo animalista" ya que, de no autorizar este tipo de circos, peligran en torno a 2.500 puestos de trabajo.