En Europa, actualmente un millón de personas carece de acceso a fuentes seguras de agua, lo que supone el 2% de la población. Los países con más necesidades de abastecimiento y saneamiento son Polonia, Rumanía y República Checa, seguidos por Estonia, Letonia y Lituania. Son datos recogidos en el Libro Blanco de la Economía del Agua en el que se analizan los desafíos de la gestión de este recurso a escala global y doméstica y que recoge la Fundación Aquae junto con otros datos.
 

Infografía Agua en Europa Fundación Aquae

Un dato que llama la atención es que entre los años 2004 y 2013 más de 70 millones de europeos pudieron acceder, por primera vez, a fuentes mejoradas de agua. Además, la Unión Europea invirtió 150 millones de euros en 2016 para incrementar los servicios de agua, saneamiento e higiene.

Relacionado 2.100 millones de personas siguen sin acceso a agua potable

Según este informe, los países con mayor consumo de agua por persona y día son Noruega (200 litros), Grecia y Portugal (185 litros), Suecia (160 litros) y Francia (150 litros). España se sitúa en el undécimo puesto al consumir una media de 132 litros por persona al día, según los últimos datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística en 2014.

Un dato que también influye en el volumen de agua consumida en nuestro país es nuestra fortaleza turística (España es el segundo destino turístico del mundo tras Francia) ya que, según datos de la Organización Mundial del Turismo, el consumo medio por turista es de más de 400 litros por día y si tenemos en cuenta que en 2017 se registraron cifras récord (nos visitaron 82 millones de turistas), queda patente que nuestras reservas de agua se ven claramente influidas por la presencia de visitantes extranjeros en nuestro país. Los expertos apuntan a una bajada del turismo en 2018, fundamentalmente por el crecimiento de países competidores en el Mediterráneo, como Egipto, Túnez o Turquía, lo que sin duda repercutirá en nuestras reservas de agua.

Relacionado El consumo de agua en datos

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son necesarios entre 50 y 100 litros de agua por persona y día para garantizar que se cubren las necesidades más básicas y evitar preocupaciones en materia de salud.