Un hombre ha sido detenido, en una localidad cercana a Madrid, por haber abusado sexualmente de cinco niñas, de entre cinco y siete años. El varón de 46 años y de nacionalidad rumana, además de agredir a las niñas, lo grababa en vídeos que compartía en una web de pedofilia en la red TOR.

Así se llama una de las redes alternativas a internet que, por sus características, permite que se pueda navegar sin revelar los datos de los usuarios que la utilizan. En definitiva, un internet que hace que sus usuarios estén en el anonimato y naveguen de forma privada. Esta red es utilizada por muchos criminales para mantener ocultas sus actividades y es el lugar donde los pedófilos comparten sus contenidos.

Ha sido la Policía Nacional quien ha confirmado la detención de “el más peligroso depredador sexual de menores de los últimos años en España”.

Fue la Policía australiana, a través de su departamento de explotación y abuso infantil online, quien compartió la información con la Interpol en la base de datos International Child Sexual Exploitation (ICSE).

El trabajo de la Policía Nacional

Dentro del material al que la Policía Nacional tuvo acceso para encontrar al sospecho, la Unidad Central de Ciberdelincuencia se fijó en varios objetos que fueron claves para localizarlo. Sus manos también dieron pistas a la policía, ya que, por su singularidad, sospecharon que podría tratarse de un mecánico. Así iniciaron registros por talleres cercanos a la localidad próxima a la capital.

Se estableció un equipo de vigilancia para tratar de identificar al objetivo. A la hora de regresar a casa, los agentes vieron a un hombre que encajaba en el perfil y le siguieron. Tras llegar a su domicilio, vieron que el lugar guardaba similitud con el escenario visto en los vídeos.

A la mañana siguiente, varios agentes lo abordaron y pudieron comprar que tenía un tatuaje que correspondía con el de la persona de los vídeos. Inmediatamente después fue detenido y acusado de abuso sexual, producción y distribución de pornografía infantil.

Microcámaras para grabar a las niñas

Durante el registro en su domicilio, los agentes incautaron varios videos de abusos a menores; pero también material informático, como microcámaras para con las que grabar a las niñas cuando iban al baño. Una vez tenía material, lo compartía en la red anónima con otros usuarios a través de su teléfono móvil. En el momento del arresto, el hombre portaba su terminal con una gran cantidad de contenido pedófilo.

Al mismo tiempo, la Policía trabajaba por identificar a las víctimas de los hechos, que fueron reconocidas por sus progenitores.