Las navidades son fechas complicadas para los bolsillos del consumidor medio. Cenas familiares, regalos para toda la familia, fiestas de nochevieja… El primer mes del año puede ser duro para muchos españoles. ¿Quieres saber cómo sobrevivir al mes de Jano?

Las rebajas: Sí, pero con moderación
El consumismo del país tiene dos puntos álgidos cada año: las rebajas de verano y las rebajas de invierno. Estas últimas, aunque muy atractivas, no llegan en el mejor momento para la economía anual. Los excesos de las fiestas pasan factura, por lo que algunas familias esperan a la llegada de las rebajas para comprar los regalos de reyes o las prendas de invierno más costosas, como propone la youtuber lptrevijano en su canal. Esta bloguera de moda asegura que se puede renovar el vestuario sin gastarse una fortuna; no está de más contar con varios trucos para huir de falsas rebajas y no gastarse más de lo necesario en nuestra ropa.

Las rebajas conforman una estrategia de marketing muy efectiva, y en muchas ocasiones los productos no tienen una bajada real o significativa de precios. Lo mejor es armarse con todo un arsenal de aplicaciones para comparar precios, calcular descuentos de forma correcta y saber dónde comprar.

Ahorrar energía, reducir el consumo y otros trucos
Superar los primeros meses del año no siempre es fácil aunque nos privemos de las rebajas. En algunos casos será imposible sufragar los gastos excesivos de las vacaciones y barajar la opción de un minicrédito podrá ser una solución puntual. En cambio, casi siempre se encuentra la forma de ahorrar en los pequeños gastos del día a día. Estos son algunos trucos que cada uno puede aplicar en mayor o menor medida:

- Ahorrar energía y calefacción en casa. En muchos hogares los termostatos se ponen demasiado altos y se derrocha energía. Lo ideal es que la casa esté a una temperatura que ronde entre 19 y 21ºC por el día y se baje a unos 17ºC durante la noche. Para gastar lo mínimo en la factura de la luz se pueden cambiar las bombillas normales por unas de ahorro, aprovechar todo lo posible la luz natural adaptando horarios y no utilizar aparatos electrónicos cuando tienen la carga de batería completa.

- Compartir coche o utilizar la bicicleta para moverse durante el día. Son pequeños hábitos que se traducen en un ahorro importante en combustible.

- Cocinar en casa y alejarse de los restaurantes. Cocinar en casa a menudo, llevarse la comida al trabajo, adquirir productos de marca blanca y comprar alimentos de temporada son algunos trucos para llevar a cabo en el terreno de la alimentación.

Seguramente estos pequeños tips sean una pequeña ayuda para aquellos que se proponen ahorrar. Sin embargo, cada uno, según su situación familiar, personal y profesional, tendrá que buscar sus propias formas de ahorro y gestión de su economía, sobre todo en estos primeros meses tan duros.