Una joven de León ha sido encarcelada este fin de semana después de que el Juzgado de Instrucción número 2 la encontrara culpable de una intoxicación por escopolamina tras un hurto. La decisión se adopta en el marco de una investigación abierta por la Guardia Civil tras la denuncia de la víctima.

La jueza ha decretado secreto de sumario, aunque la subdelegación del Gobierno alegó que la Guardia Civil detuvo a una persona “en el marco de una investigación en curso por varios supuestos casos de envenenamientos por escopolamina al objeto de sustraer dinero a sus víctimas”. Según esta información, la culpable “ha ingresado en prisión”.

Se sospecha que hay más de un caso bajo investigación y a la víctima que denunció a la presunta culpable se le han tomado muestras biológicas para comprobar si contiene trazas de algún que otro estupefaciente en su organismo. Y es que los síntomas que presentaba no se correspondían con los efectos habituales de la burundanga.

Según informa el Diario de León, el Complejo Asistencial Universitario de León niega que se haya alguna persona ingresada en ningún hospital por el uso de la burundanga. Sin embargo, aseguran que sí que atienden a una joven que responde a la descripción de la víctima, aunque no se le han realizado análisis aún.