Con los termómetros por encima de los 30 grados y subiendo con el paso de los días, la gente empieza a buscar las piscinas y playas para tomar el sol, coger color y pegarse un chapuzón. Los rayos del sol, sin embargo, pueden ser muy perjudiciales para la piel. La crema solar se convierte en indispensable en cualquier mochila veraniega. La Agencia Estatal de Meteorología de la Comunidad Valenciana avisa de que los índices de radiación serán muy elevados (de 8 a 10).

Aplicarse crema es necesario. Pero hay que seguir una serie de recomendaciones para que el efecto de la misma realmente sea efectivo. Uno de los ejemplos más importantes es no combinar la aplicación de la crema solar y la loción antimosquitos a la vez, ya que se anulan la efectividad entre ellas, yal y como explica Virginia Barrau en el Heraldo de Aragón: "Primero hay que echarse la crema solar y luego esperar 30 minutos para aplicarse la loción antimosquitos".

Además, indica que todas las pieles no son iguales y que hay que tenerlo en cuenta: "No es lo mismo una persona que tiene una piel sana que alguien que padece dermatitis atópica o psoriasis. En ese caso hay que elegir cremas solares específicas que hay en el mercado más nutritivas y sin alcohol ya que reseca muchísimo la piel".

Por último, la vocal de Dermofarmacia niega la idoneidad falsamente implantada de que la crema de niños es la mejor incluso si eres adulto: "Hay que tener en cuenta que el factor de protección solar de los niños y los adultos es diferente porque su maduración de la piel también lo es. La proporción de los filtros que protegen de las radiaciones varía y por tanto si un adulto se echa la crema dedicada a niños se le queda escasa y acaba por no proteger tanto. Es como si un adulto se toma la dosis de ibuprofeno que le corresponde a un niño".

Con todos estos consejos bajo el brazo, arranca un junio caluroso y un verano en el que disfrutar del buen tiempo y pasar tiempo al aire libre sin preocupaciones.