Tras la emisión de un reportaje sobre la experiencia de cinco mujeres que han superado un cáncer de mama y con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer de Mama, Ana Rosa ha sorprendido al público y a sus colaboradores. La presentadora ha revelado algo que no quiso hacer en su momento para no asustar a sus seres más allegados.

“Hace ocho años me diagnosticaron en julio un tumor de mama”, reconocía Ana Rosa que consideraba “importante” contarlo en un día como este viernes. “Era el año 2010 y yo empezaba mis vacaciones”, aunque no la operaron hasta el día dos de agosto.

“Tengo que decir que era un cáncer de mama in situ de grado uno y no necesité quimioterapia”, aunque sí radioterapia.  Y es que ha revelado que iba a “trabajar todos los días, hacía el programa y luego me iba a la radioterapia”. “No cogí ni un día de baja”, aseveraba con orgullo Ana Rosa Quintana.

Secretismo por sus hijos

“No lo conté porque tenía dos niños de seis años y no quería que se asustaran”, asegura la presentadora que también reconoce que se lo ocultó a su madre “porque era muy mayor”. Se juró, según cuenta, que prometió contarlo el día “que mi madre ya no estuviera”.

Un momento revelador en el programa de este viernes en el que ha emocionado a todos sus colaboradores. De hecho, aparece Juan Carlos Monedero agarrándole las manos y dándole gracias por contarlo.