El presidente de Aldeas Infantiles SOS de España, Pedro Puig, ha reclamado un pacto de Estado para la infancia que revierta la situación de pobreza que viven muchos niños españoles. Según el INE, el 35,4% de los menores viven en riesgo de pobreza y exclusión. 

“Un pacto de Estado, como el Pacto de Toledo por las pensiones, con medidas concretas, por ejemplo, como incrementar la prestación por hijo a cargo, que ahora está en 24.50 euros, para que pasemos en esta Legislatura a los 100 euros, que con ello esas familias desfavorecidas llegarían a los 17.000 euros al año. Con esto reduciríamos en un 30% la población en riesgo de pobreza”, explica a ELPLURAL.COM el presidente de Aldeas Infantiles de España, quien recuerda que la pobreza infantil fue incluida en los programas de partidos políticos.

España es uno de los países en que las familias menos reciben por niños, por eso la población envejece porque no hay ayudas a las familias” añade Puig.

El representante de Aldeas Infantiles reclama a los representantes políticos, además, “una ley contra la violencia en el entorno de los niños, la violencia que se da en el entorno familiar y en el colegio con el acoso escolar”.“España es uno de los países en que las familias menos reciben por niños, por eso la población envejece porque no hay ayudas a las familias” añade Puig.

El Día Universal del Niño
El próximo domingo se celebra el Día Universal del Niño, y con este motivo la organización ha lanzado su campaña “Ningún niño nace para crecer solo”. Los datos a nivel mundial son espeluznantes. "Uno de cada diez niños crece en el mundo sin el cuidado y la protección que necesita. 220 millones de niños, un 10% de la población infantil mundial, Una situación que pone en grave riesgo su desarrollo emocional, físico y mental y, por tanto, su futuro", según datos citados por esta organización.


"Hemos tenido que comprar lavadoras y duchas"
El presidente de Aldeas Infantiles narra la dura experiencia de muchas familias en España que han pasado de llevar una vida ‘normal’ a no poder alimentar o calentar a sus hijos. “La crisis ha profundizado la diferencia de las clases sociales, la clase media tiende a desaparecer. En 2009 teníamos 9 centros de día y ahora tenemos 20. Atendemos a familias que ya eran vulnerables antes de la crisis y ahora más”, pero añade que, también, otras que han pasado a vivir otra realidad.

“Hemos tenido que comprar y poner lavadoras y duchas con agua caliente para que vayan familias completas a lavar su ropa y ducharse. Esto no lo habíamos hecho nunca”, cuenta Puig, que reconoce que “es difícil darte cuenta de que en España hay muchos niños que lo están pasando tan mal”.

Ayudas, pero que las familias no pierdan su dignidad
Entre los programas de ayuda asistencial que lleva a cabo Aldeas Infantiles SOS de España están las becas de comedor y los vales de comida. “Procuramos que las personas no pierdan la dignidad, no nos gustan las filas para recibir alimentos. Procuramos otras formas para que el que está al lado no sepa la dura situación que está viviendo determinada familia. Por ejemplo, hablamos con supermercados y comerciantes, para que suministren a esas familias los productos y que si hay otra familia del barrio comprando no se entere.

“Una madre nos confesó que había días que a su hijo le tenía que enviar al colegio con un vaso de agua y un azucarillo y un grupo de maestros en Villalba nos llamó y nos dijo que muchos niños iban sin desayunar al colegio. Montamos el sistema de becas para que esos niños tuvieran al menos una comida digna al día”, narra Pedro Puig.

Todos somos vulnerables
“Son familias que de un día a otro se han quedado sin nada. Hay que tener presente que todos somos vulnerables. Ahora estás bien, pero puede que mañana estés mal. Por eso es vital la solidaridad”, subraya el representante de Aldeas Infantiles, que alerta de que “cuando un niño vive de manera continuada la experiencia del temor de que va a ser desahuciado, de que sus padres no pueden pagar la luz, etcétera, los especialistas dicen que eso va a tener consecuencias para su salud mental en el futuro”.

[[{"fid":"55674","view_mode":"default","fields":{},"type":"media","attributes":{"alt":"Raquel Álvarez, junto al presidente de Aldeas Infantiles de España. Aldeas","title":"Raquel Álvarez, junto al presidente de Aldeas Infantiles de España. Aldeas","class":"img-responsive media-element file-default"}}]]
Raquel Álvarez, junto al presidente de Aldeas Infantiles de España. Fuente: Aldeas

Raquel creció en una Aldea

Esta organización cuenta con lo que llama "aldeas" por todo el territorio nacional. Se trata de urbanizaciones en las que viven niños que no pueden estar con sus familias por motivos diversos y a los que se le ofrece un entorno familiar, que les brinda seguridad y amor. En cada vivienda unifamiliar vive un número determinado de niños con una "madre SOS".    

ELPLURAL.COM conversó con Raquel Álvarez, una joven de 24 años, que ha crecido en una aldea. Ella tenía seis años cuando vino desde Tenerife a Madrid. Su hermana había llegado dos semanas antes, por motivos de salud. 

En Aldeas, Raquel vivía en una vivienda junto a su hermana biológica, cuatro "hermanos" más y la madre SOS, Ángeles. En la urbanización había un área común en la que jugaban todos los niños. Recuerda su infancia como una vida normal: colegio, deberes, regañinas. "Teníamos todo lo que necesitábamos, si querías estudiar un idioma, porque te gustaba, tenías clases extraescolares, los libros... En vacaciones, la madre SOS nos llevaba a Galicia con su familia". Ahora, todos han seguido su propio camino, pero siguen viéndose a menudo, como una familia más.