Una pareja de chicos que paseaba abrazada por la Puerta del Sol de Madrid ha sido agredida por un grupo de entre 10 y 15 personas, según ha denunciado la asociación Arcópolis. En lo que va de año, el colectivo LGTB ha sufrido 186 agresiones en esta comunidad y en los últimos tres días, se han recibido tres denuncias por homofobia.

Los agresores pudieron ser hinchas polacos
El coordinador de Arcópoli, Yago Blanco, ha puntualizado que todo indica que los agresores fueron hinchas polacos del Legia de Varsovia, aunque este punto está por confirmarse.

Los hechos sucedieron a la 1 de la madrugada del martes, cuando la pareja regresaba a su casa compartiendo un paraguas. Según los agredidos, un grupo de entre 10 y 15 personas se rieron de ellos y les agredieron “verbal y físicamente”.

Uno de los chicos acudió al centro de salud por los hematomas y dolores en un brazo y la cabeza. La pareja ha puesto una denuncia en las dependencias de Policía Municipal (Unidad de Gestión de la Diversidad) acompañado de personal del Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia.

Del Ayuntamiento y la Comunidad... sólo buenas palabras
El coordinador de Arcópolis ha explicado que la asociación ha denunciado la agresión, como hace en cada caso, a la Fiscalía de Delitos de odio, a la Policía, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento.

Preguntado sobre la respuesta de los Gobiernos de Cristina Cifuentes y Manuela Carmena ante las agresiones en la región, Yago Blanco responde que hasta el momento sólo “hay buenas palabras y buenas intenciones, pero no vemos una apuesta definitiva para pasar a la acción,” para combatir la homofobia, aunque, añade: “es mucho mejor ahora que con los anteriores gobiernos”.

Según explica Blanco, “está aprobado, desde julio del año pasado, crar una oficina contra los delitos de odio en el Ayuntamiento de Madrid, que fue una propuesta del Grupo socialista, pero aún no tenemos ningún atisbo de que se esté avanzando en ello”.

Esta oficina tendría la función, según puntualiza, de "dar atención a las víctimas de agresiones homófobas, psicológica e informativa; facilitar el acercamiento de las instituciones a estas personas, que se sienten desprotegidas”.

Yago Blanco recuerda que la ley de LGTB que aprobó Cristina Cifuentes en la Comunidad de Madrid tiene previsto un punto contra delitos de odio, pero tampoco se ha puesto en marcha.

Hay más agresiones de las que se denuncian
El coordinador de Arcópolis subraya que cada año ocurren muchas más agresiones de las que se denuncian, en Madrid, Barcelona y en otras regiones. “En estas últimas, puntualiza, especialmente en zonas rurales, las víctimas de la homofobia no denuncian por miedo a hacerse notar.

“Necesitamos una apuesta por parte de las instituciones para acabar con los residuos de homofobia que quedan. Aún queda mucho por avanzar”, ha afirmado el activista de Arcópolis.