La Audiencia Provincial de Huesca ha condenado a un hombre a indemnizar con 28.075,30 euros por poner su mano sobre la pierna de una compañera de trabajo, a la que, además, besó en la boca, contra su voluntad.

Tras el juicio penal en el que se acreditaron los hechos, la joven interpuso una demanda de responsabilidad civil ante el juzgado, que condenó al acosador a pagar 21.288,93 euros más los intereses. Tras el recurso interpuesto por ambos ante la Audiencia Provincial, el pasado 9 de octubre se dictó sentencia, en la que da la razón a la víctima y aumenta la indemnización a 28.075,30 euros más los intereses legales, según adelanta El País.

Estrés postraumático
El argumento del juez se basa en el artículo 1902 del Código Civil, que establece que "el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado".

La víctima padecía síndrome de estrés postraumático y un trastorno depresivo reactivo, además de afectar a su trabajo, y precisaba pastillas para dormir, lo que quedó demostrado en el proceso penal tanto por psicólogos como por la trabajadora social.