Sociedad
El delantero francés del Atlético de Madrid Antoine Griezmann (i) celebra con Diego Costa un gol durante un partido de la presente temporada. EFE/Archivo
El delantero francés del Atlético de Madrid Antoine Griezmann (i) celebra con Diego Costa un gol durante un partido de la presente temporada.
|
Fuente
:
EFE/Archivo.

Otra final para el Atleti, dos años después de Milán

Marsella a las 20:45 horas o la victoria que diferencia el éxito del fracaso

8
Mié, 16 Mayo 2018

El Atlético de Madrid enfoca este miércoles una final dos años después del llanto de Milán en la Liga de Campeones, esta vez en la Liga Europa y como indudable favorito ante al Marsella en Lyon, con toda la presión que conlleva esa condición, pero, sobre todo, la victoria que diferencia el éxito del fracaso.

Porque para el conjunto rojiblanco no hay términos medios en este choque decisivo en la ciudad francesa, con la que aún mantiene una deuda desde hace 32 años, la Recopa de Europa perdida con el Dínamo de Kiev en 1986 (3-0) -habrá un mosaico de homenaje en recuerdo al masivo desplazamiento de la afición de entonces-, y con la que se reencuentra ahora con un grupo diseñado para las cotas más altas.

El triunfo supone terminar la temporada con un título que no gana desde hace cuatro años, lograr el sexto trofeo de la era Simeone, agrandar la década más productiva por palmarés del club, con siete títulos desde 2010, incluidas dos Ligas Europas (2010 y 2012), y demostrar que el indiscutible favorito es un campeón incontestable.

También sería la reivindicación de un equipo que ha sufrido incontables dificultades esta temporada, pero que se ha rehecho a casi todas, a punto ya de cerrar su segunda posición en la Liga y listo para conquistar un torneo ahora con pinta de consuelo, pero que no hace mucho, seis años atrás, despertó una euforia tremenda.

Una temporada difícil 
La derrota significa todo lo contrario: sería una decepción sin matices para un equipo que se había estructurado para luchar por todo, al que su temprana eliminación de la Liga de Campeones le recondujo hacia la Liga Europa, entonces un mal menor ahora una prioridad, y cerrar otro curso más, el tercero, sin un solo título.

Demasiado tiempo para el Atlético de Simeone, campeón cinco veces en sus tres primeras campañas y media y preparado para soportar toda la presión de una final de 'alto riesgo' también en lo deportivo, porque casi todo un año -57 encuentros oficiales, con 33 victorias-, se reducen ahora a un solo partido.

"Este equipo, por carácter, personalidad y para seguir creciendo, necesita volver a ganar", expresó Gabi Fernández, el capitán del Atlético, la pasada semana, cuando su equipo ya enfocaba el duelo de este jueves, en el que el Simeone prevé recuperar a Vitolo y, por extensión, disponer de todos sus efectivos después de 40 encuentros.

Todos menos el técnico, que espera a la decisión del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) sobre la petición de una suspensión cautelar de la sanción que le impuso el Comité de Control, Ética y Disciplina y que ratificó el Comité de Apelación de la UEFA. De momento apunta a la grada, sin contacto con los jugadores desde que llegue al estadio Parc OL.

Vencedor de tres de sus últimos cuatro partidos, los tres sin goles en contra, pero también ganador sólo de cuatro de sus diez choques más recientes, Simeone ha ultimado ya cada detalle del encuentro, lo ha preparado desde la pasada semana y ha trazado su idea de una alineación inicial en la que hay tres incógnitas.

Jugadores para una final 
Dos en los laterales, con Sime Vrsaljko y Lucas Hernández en ventaja, en principio, en el esprint por el once inicial sobre Juanfran Torres y Filipe Luis, los dos titulares el pasado domingo en la victoria en Getafe (0-1), y uno en el centro del campo, entre Ángel Correa, Thomas Partey y Vitolo; tres opciones para un puesto.

Las otras ocho posiciones del equipo inicial están definidas salvo sorpresa: el portero Jan Oblak; los centrales José María Giménez y Diego Godín; los centrocampistas Saúl Ñíguez, Gabi Fernández y Koke Resurrección; y los delanteros Antoine Griezmann y Diego Costa, que han marcado juntos en el equipo ya 19 goles.

El internacional francés, a 70 kilómetros de su casa, en la ciudad donde acudía a ver al Olympique de Lyon cuando era un niño, está ante 'su' final. Ha marcado veinte goles en los últimos 23 partidos, es el líder ofensivo del Atlético y el foco apunta a él, más aún tras unos días marcados por su posible marcha al Barcelona.

Es la final de Griezmann, que aspira a su primer éxito a nivel continental, pero también de Jan Oblak, derrotado en los penaltis en sus dos partidos definitivos precedentes por un título europeo; de Fernando Torres, en la última oportunidad de cumplir el sueño que tiene de niño, el conquistar un trofeo con el equipo de su vida, y que empezará como suplente; de Gabi, de Godín, de Koke, de Saúl...

Y de la afición del Atlético. Habrá más de 10.000 seguidores rojiblancos en las gradas del Parc OL, con capacidad para 59.000, desplazados a la ciudad francesa en doce vueltos chárter, 38 autobuses, un millar de coches y diferentes vuelos regulares tanto a Lyon como a otras ciudades como París, Ginebra o Grenoble.

Árbitro: Bjorn Kuipers (Holanda).
Estadio: Parc OL (59.000 espectadores).
Hora: 20.45.