Es prioritario ser estrella o ser popular, para sus intereses personales. Siempre quiso ascender, y no ha dejado de intentarlo, ni lo dejará. Sin entrar en el fondo de la Ley que regula los matrimonios homosexuales, llama poderosamente la atención que un ministro de Justicia declare, que a él personalmente, no le parece inconstitucional algo que su partido lo ha recurrido ante el Constitucional. Populismo puro y duro. Estrellato puro y duro. Su persona está por encima de su partido y de su Gobierno. ¡Ojo! A mí tampoco me parece que sea inconstitucional. Pero yo no soy ministro de Justicia, ni miembro de un Gobierno del PP.

Julio García-Casarrubios Sainz
http://juliocasarrubios.blogspot.com