Hay que acabar con la contradicción de que los gobiernos tengan que salir en ayuda de quienes provocaron el desastre, y que los más perjudicados sean los que menos culpa tienen. Estamos metidos en el sistema de tal forma, que cuando surge una emergencia como la de mayo del 2010, hay que salir al paso frenando la caída como sea, sin pensar en ideologías. Tomando medidas de consecuencias inmediatas. No se puede hacer otra cosa. Así lo han venido haciendo todos los gobiernos, de izquierdas y de derechas. Pero hay que poner la mirada más lejos, porque si no invertimos el orden que han establecido los mercados desregulados, irremediablemente volveremos a otra crisis. Posiblemente no esté lejos, y quizá sea más grave.

Pero ¿Quién lo hará? No sabemos si Rubalcaba tendrá margen de maniobra para conseguirlo. Lo que sí sabemos es que un partido de ideología neoliberal y conservadora no lo va a hacer. De eso estamos seguros.

Julio García-Casarrubios Sainz
http://juliocasarrubios.blogspot.com