La mujer de 47 años asesinada ayer en Pozoblanco (Córdoba) presuntamente por su pareja, quien posteriormente se suicidó, no había solicitado ninguna medida de protección, pese a que el supuesto agresor contaba con antecedentes violentos.

Confirmado qomo caso de violencia de género

El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ha confirmado que esta muerte ha sido un caso de violencia de género, el segundo del que se tiene conocimiento en Andalucía en lo que va de 2014 de confirmarse el caso de la joven de Níjar (Almería).

Cuatro puñaladas
Según han informado a Efe fuentes cercanas al caso, el cuerpo sin vida de la mujer fue encontrado en la cocina de la casa en la que la pareja residía en la calle Góngora de Pozoblanco y presentaba, al menos, cuatro puñaladas. El cuerpo del supuesto agresor se encontró en el dormitorio del mismo inmueble y presentaba una profunda herida de arma blanca en el cuello.

Asesino confeso
Compañeras de trabajo de la fallecida informaron ayer a los familiares de que la mujer no se presentó a trabajar, lo que les causó extrañeza, ya que tampoco la podían localizar. Una hermana de la fallecida se trasladó hasta la vivienda, donde encontró al presunto agresor y este le dijo que había matado a su hermana y posteriormente cerró la puerta.

Sin medidas de protección
De inmediato, los familiares de la mujer llamaron al Servicio de Emergencias Sanitarias y a la Policía, cuyos agentes, al entrar en la vivienda, hallaron los cuerpos sin vida de la pareja. La fuentes han asegurado que la mujer, divorciada y sin hijos, no había solicitado en ningún momento orden de protección, mientras que el presunto agresor contaba en su historial con antecedentes violentos.