No. Las personas con mayor renta no suelen hacer uso de los servicios públicos, porque tienen capacidad económica para acceder a servicios privados de mayor calidad. Pero es que la gran ventaja de nuestro Estado de Bienestar reside precisamente en su oferta universal de cobertura. Que cada cual aporte a la caja común según sus posibilidades y que todos tengan la opción de beneficiarse del sistema según sus necesidades. Nuestro sistema de bienestar se nutre con los impuestos de todos, ricos y pobres según su renta, y beneficia a todos por igual, ricos y pobres según su necesidad.

Seguir leyendo en el blog de Rafael Simancas