La derecha no lo hace nunca porque no quiere, no puede; en definitiva no lo hace porque no le interesa. Los principios ideológicos de la derecha los tienen muy bien interiorizados, pero no pueden exteriorizarlos, porque saben que se trata de un discurso que solo acepta una minoría de ciudadanos. A la derecha le interesan más los mensajes simples que ocultan sus verdaderos pensamientos y calan en la sociedad con mayor fuerza y eficacia.

Lo que está ocurriendo en el actual PSOE es un auténtico debate de ideas y de personas. No debe extrañarnos. No son enfrentamientos cara a cara, son debates hombro a hombro, de los que deben salir con un mayor y más profundo contenido ideológico, y más hermanados que antes de ese debate. Lo hemos visto en Francia con François Hollande y Martine Aubry. Al día siguiente de celebrar las primarias, el ganador Hollande, superaba a Sarkozy con 15 puntos en los sondeos de opinión.

Julio García-Casarrubios Sainz
http://juliocasarrubios.blogspot.com