Tener que pagar para poder recurrir en segunda instancia es una clara discriminación para aquellos que no puedan pagárselo. Eso es ya romper con el principio de igualdad de oportunidades. Aunque no es menos cierto que la falta de concreción nos lleva a ser prudentes en la crítica.

Sin embargo lo más sorprendente es la propuesta sobre los nombramientos para el Consejo General del Poder Judicial. Dice el nuevo ministro que es para corregir la politización de la Justicia. ¡Hombre! El Partido Popular, desde el Gobierno y desde la oposición es quien más ha utilizado la Justicia para su provecho; quien más la ha politizado. Además, con el sesgo conservador que hay en las altas esferas de la Magistratura, dejar que sean los propios jueces los que designes el Gobierno de la Administración de Justicia, es de muy dudosa eficacia. De momento revela un giro conservador. Y, ¡ojo! no le echemos la culpa a la crisis.

Julio García-Casarrubios Sainz
http://juliocasarrubios.blogspot.com