“Apostamos por la revisión integral del sistema de penas y la introducción como pena máxima de la prisión perpetua revisable que ya tienen hasta catorce países europeos y que apoya el 82% de la opinión pública”, ha sentenciado el responsable de justicia del PP.

La justicia popular
En su intervención, Federico Trillo también se ha mostrado favorable a incluir un cambio en el sistema de elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial -para que 12 de sus miembros sean elegidos directamente por los jueces-, y de recuperar el recurso previo de inconstitucionalidad “para que no vuelvan a producirse los sucesos ocurridos en las legislaturas de Zapatero con los estatutos de autonomía”, en clara referencia al texto catalán.

Sin propuestas, sólo criticas
Pero si por algo se está caracterizando la convención del Partido Popular es por las críticas que los populares lanzan constantemente al Partido Socialista. El guión se ha vuelto a repetir a lo largo de toda la jornada del viernes. Uno a uno han subido al escenario todos los presidentes autonómicos del PP. Ninguno de ellos ha lanzado propuestas de gobierno ni han reconocido los recortes que están llevando a cabo en sanidad, educación y  servicios sociales.  Por el contrario, centran sus discursos en atacar la política económica del Partido Socialista.

Aguirre sale a escena
Como era de esperar, una de las dirigentes que con más ahínco ha criticado la gestión de José Luis Rodríguez Zapatero ha sido Esperanza Aguirre. En un discurso mucho más medido de lo que acostumbra, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha explicado que su región no saldrá de la crisis hasta que “se vayan los socialistas”. Para ello, ha reconocido que aún quedan "unos días que se están haciendo muy largos y eternos".

La consecuencia positiva de la crisis
Menospreciando el sufrimiento de los cinco millones de parados, la lideresa ha encontrado una consecuencia positiva a la crisis económica que ahoga a tantas familias de españoles:  la demostración del “fracaso rotundo y sin paliativos del socialismo”. En su opinión, basta con ver “la cara de Zapatero”, quien “vaga como alma en pena sin saber qué decir o qué hacer pues nadie en su partido le escucha”, o la actitud del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba, pues lleva días “diciendo una cosa y la contraria”.

En defensa de Aznar
En esta carrera de los presidentes autonómicos del PP por descalificar al Partido Socialista se ha colado de forma inesperada el coordinador de Política Electoral del partido, José Antonio Bermúdez de Castro, quien ha exigido a Zapatero que "esté vigilante" ante la nueva coalición de la izquierda 'abertzale', Amaiur, "en lugar de insultar a los dirigentes del PP" (en referencia a las críticas que los socialistas han formulado a José María Aznar por haberles acusado de “hacer cesiones a ETA” y “suplicar” a los terroristas).