Suponiendo que les hemos explicado a los menores lo que es el porno o contenidos violentos, podemos centrarnos en las plataformas “autorizadas” desde las que nuestros hijos pueden ver series y películas sin freno.

Hay una edad, podemos decir hasta los 10 años, donde hay cierto control. Incluso por el formato mismo de los contenidos, series y películas, los actores o la trama sencillamente no les interesan.

Pero pasada esa edad y cuando temas más complejos empiezan a interesar, empezamos a entrar en una zona de contenidos que es difícil de definir con un OK / KO o un me gusta / no me gusta.

Las cadenas de TV y plataformas de contenido on line ofrecen todo lo que engancha y en general la temática violenta, sexual o con palabrotas engancha. Ojo, que estamos encantados de que haya esa libertad, pero ¿quién debería ver eso?

La calificación actual de edad está bien porque nos da una barrera de entrada. El problema es que esta clasificación se da de una manera que a veces es compleja de gestionar. 

Sale al principio del contenido, no está disponible en todas las guías, en youtube ni sabemos de su existencia. Pero, además de la edad, el tema es saber si ese contenido es adecuado. Un contenido puede ser para mayores de 14 años, pero tener sexo, violencia, etc… lo cual quizás no sea lo más interesante para nuestros hijos.

¿Qué clasificación de edades existen para los contenidos que ven mis hijos? 

Actualmente los contenidos se clasifican en los siguientes tramos:

  • Especialmente recomendado para la infancia
  • Apto para todos los públicos
  • No recomendado para menores de 7 años
  • No recomendado para menores de 12 años
  • No recomendado para menores de 16 años
  • No recomendado para menores de 18 años
  • Contenidos X

La CNMC ha optado por seguir la calificación por edades recogida en el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

La calificación por edades se realiza en función a unos criterios quefueron aprobados por la CNMC en julio de 2015, y que fueron elaborados por las televisiones en abierto junto algunas organizaciones sociales. Actualmente son de obligado cumplimiento para televiones lineales  y no lineales. 

Estos tramos de edad como hemos comentado dejan un espacio muy amplio para edades que se están formando a muchos niveles. Una niña o niño de entre 7 y 12 años pasa por muchas etapas muy diferentes en su formación y conocimiento. Meter a todos esos niños en un mismo grupo deja mucho margen de maniobra a muchos operadores.

El caso es, ¿qué criterios podemos seguir para mejorar la clasificación de los contenidos que consumimos?

IC Media lanza una herramienta donde todos podemos participar valorando contenidos. La clave es que entre todos, profesionales del sector, expertos, críticos y nosotros como espectadores podamos añadir nuestra valoración a los contenidos.

Es una herramienta que analiza el contenido, comprobando la calidad y la información que se ofrece y que permite que todos podamos valorar esos contenidos

Lo que aporta la herramienta diseñada por IC Media es una valoración donde se agregan todos estos criterios para generar una puntación lo más coherente posible.

No se trata de que los espectadores votemos. Todos votan. Profesionales, críticos, el sistema diseñado por el gobierno… entre todos podremos generar una valoración más rica para al final del proceso saber que contenidos merecen el sello de confianza audiovisual.

El objetivo: que entre todos podamos tener más claro que contenidos merecen la pena ser vistos y cuáles no. Hay contenidos violentos que merecerán la confianza, pero sólo para mayores de 18 años igual que habrá contenido infantil perfectamente clasificado para esta edad, que no merecerá la pena nuestro tiempo.

Esperamos que os interese este proyecto y sobre todo podamos contar con tu participación.