Series
Michonne, Rick y Maggie son tres de los principales personajes de ‘The Walking Dead’. (Fuente: AMC)
Michonne, Rick y Maggie son tres de los principales personajes de ‘The Walking Dead’
|
Fuente
:
AMC

‘The Walking Dead’, el último ejemplo de la lucha por la paridad salarial

Una de sus actrices podría abandonar la serie si no se renueva su contrato

6
Mar, 6 Feb 2018

Las negociaciones para renovar contratos de los actores de series de éxito pueden derivar, en ocasiones, en disputas que acaban repercutiendo en el día a día de la serie. Suzanne Somers y su pelea con ABC para que le subieran el sueldo al mismo nivel que el de su compañero de Apartamento para tres, John Ritter, puede ser una de las más conocidas por cómo fue subiendo de intensidad (hasta que Somers fue despedida), pero no ha sido la única.

Jorja Fox y George Eads llegaron a tener un pie fuera de CSI cuando renegociaron sus contratos al final de la cuarta temporada y tanto los repartos de Modern Family como los de The Big Bang Theory han conseguido sustanciosas renovaciones al presentar un frente común frente al estudio.

En los últimos años, además, se ha visibilizado más la desigualdad salarial entre actores y actrices con el mismo nivel de protagonismo en una serie, y las intérpretes han dado un paso al frente a la hora de pedir el mismo reconocimiento financiero para el mismo trabajo. El último título envuelto en una negociación de este tipo es The Walking Dead, que podría perder a una de sus protagonistas de cara a la próxima temporada.

Si no quieres saber quién es la actriz de The Walking Dead que podría marcharse al final de la octava entrega, no sigas leyendo el siguiente párrafo

AMC se encuentra negociando la renovación del contrato de Lauren Cohan (Maggie) para las próximas temporadas de la serie, que ya está renovada por una novena. Según Deadline, los representantes de la actriz pidieron un aumento de sueldo que la situara en la línea de lo que cobran Andrew Lincoln (Rick) y Norman Reedus (Daryl) como una referencia con la que empezar a negociar. La cadena contestó con una oferta de aumento bastante menor, que fue rechazada. Pero en lugar de continuar con las conversaciones, éstas se han parado. El contrato de Cohan terminó al acabar el rodaje de la octava temporada, por lo que la actriz se ha puesto a recibir propuestas de pilotos y su continuidad en la serie está en el aire.

Su caso es uno más de los que se han sucedido en los últimos meses de actrices buscando una mayor paridad salarial con sus compañeros varones. En mayo del año pasado, por ejemplo, se supo que Robin Wright estaba recibiendo un salario menor que el de Kevin Spacey en House of Cards, algo que la propia actriz reconoció que no era lo que le habían prometido.

Gillian Anderson tuvo que pelear para que le pagaron lo mismo que a David Duchovny por el revival de ‘Expediente X’. (Fuente: FOX)

Esa revelación llegaba poco después de que Emmy Rossum consiguiera que le pagaran por Shameless lo mismo que a William H. Macy, una negociación que acabó contándose y analizándose en los medios. También Gillian Anderson desveló que, cuando Expediente X regresó por primera vez a FOX, en 2016, le ofrecieron la mitad del salario que iba a percibir David Duchovny, algo a lo que ella se negó porque ya le había ocurrido durante la emisión original de la serie.

“Era alucinante, teniendo en cuenta todo el trabajo que había hecho en el pasado para que nos pagaran de forma justa. Trabajé mucho para conseguirlo y, por fin, conseguí algo”, explicaba Anderson en una entrevista.

La paridad salarial ha sido un tema del que se ha venido hablando mucho más en Hollywood desde el discurso de agradecimiento de Patricia Arquettecuando recogió su Oscar a la mejor secundaria por Boyhood, en 2015. En la lista de Forbes de los actores que más dinero habían ganado en 2017 (hasta el mes de junio), sólo Emma Stone entraba entre los 15 primeros (era la 14ª), a pesar de que, por ejemplo, Gal Gadot era la protagonista de una de las películas más taquilleras del año, Wonder Woman.

Iniciativas como Time’s Up, surgidas a raíz de los escándalos de abusos sexuales en la industria, también están trabajando para que no haya discriminaciones de género ni raza a la hora de negociar los salarios no sólo de los actores, sino de todos los trabajadores de una producción. El objetivo es que la paridad se produzca de la misma manera que como ocurrió en la cuarta temporada de Halt and catch fire; los personajes de Mackenzie Davis y Kerry Bishé habían adquirido la misma relevancia que los de Lee Pace y Scoot McNairy, así que los cuatro fueron pagados por igual.

 

La mejor información sobre el mundo de las series en Fuera De Series