El líder opositor venezolano, Leopoldo López, mantuvo una conversación la tarde del miércoles con el expresidente español, José Luis Rodríguez Zapatero. En ella le ratificó que la consulta soberana de este 16 de julio será un mandato contundente, obligante y vinculante para el Estado venezolano. Mariano Rajoy, actual presidente de España, ha hablado por teléfono con Leopoldo, según publicó en su Twitter personal.

El coordinador nacional encargado de Voluntad Popular y vicepresidente de la Asamblea Nacional, diputado Freddy Guevara, acudió a la casa de López tras la reunión para conocer los detalles del encuentro. Afirma que Leopoldo le comentó a Zapatero que “la consulta soberana del 16 de julio es un llamado contemplado en la Constitución, de obligatorio cumplimiento y vinculante para todos los funcionarios del Estado, que será una demostración contundente del pueblo venezolano y su voluntad de cambio”.

Guevara destacó que Leopoldo López, quien permanece desde la madrugada del sábado bajo arresto domiciliario por decisión unilateral del régimen, hizo especial énfasis en la necesidad urgente de liberar inmediatamente a todos los presos políticos de la dictadura, quienes han sido injustamente encarcelados por pensar distinto, así como en que se debe cesar la represión contra el pueblo que en las calles exige libertad.

Zapatero fue factor clave en la liberación del líder opositor, como reconoció la propia mujer del preso, Lilian Tintori. El líder opositor le ratificó a Zapatero que el diálogo debe conducir al objetivo de restablecer la democracia en Venezuela.

Durante meses, en paralelo a sus intentos de recuperar el diálogo entre Gobierno y oposición, el dirigente socialista se empeñó personalmente en la liberación de López y también en la de Yon Goicoechea, preso hispanovenezolano. Este dirigente de Voluntad Popular permanece en una mazmorra del Helicoide, la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia, pese a tener el permiso de excarcelación emitida por el juez.

Según Freddy Guevara, López sostuvo sendas conversaciones telefónicas con el presidente del Gobierno Español, Mariano Rajoy, y el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro. A los que agradeció su esfuerzo para que el pueblo venezolano pueda conquistar pronto la libertad a través de los mecanismos pacíficos, democráticos y constitucionales, e iniciar urgentemente la construcción de una Mejor Venezuela en donde todos los derechos sean para todos los venezolanos.