El coordinador de Vox en Sevilla durante las pasadas elecciones municipales, Ángel Bordas, tiene un largo historial de vínculos con organizaciones ultraderechistas y antiinmigración, como Democracia Nacional, según adelanta este viernes Infolibre, que recupera tuits de este abogado contra las faministas, a las que tildó de "zorras machorras", contra los comunistas, "panda de comerabos", o los gay. La formación de Santiago Abascal se ha desmarcado de Bordas alegando que no tiene ningún cargo orgánico en el partido y sólo ejerció la "coordinación" antes del 26M como "afiliado colaborador".

Según publica el citado diario, Ángel Bordas ha usado su cuenta en Twitter para lanzar insultos homófobos. En sus discusiones con el dirigente local de IU, Daniel González Rojas, y el portavoz de Facua, Rubén Sánchez, ha dedicado términos como "maricona" o "basura" y en concreto al líder izquierdista le dijo, en diciembre de 2017, que lo que se le "da bien" es "poner el culito". o "vete a recoger tomate que que gusta agacharte".

"Patriota"

Ángel Bordas compartió lista con el histórico ultra Manuel Canduela en las europeas de Democracia Nacional en 1999 y lideró en 2015 una campaña local a imitación de Josep Anglada con el lema "primero, los de casa" . Candidato a la Alcaldía de San Juan de Aznalfarache, en 2015, por el Partido por la Libertad (PxL), surgido a imagen y semejanza y vinculado a la Plataforma X Catalunya de Josep Anglada, el abogado proclamaba que "primero, los de casa" y vinculaba la inmigración con la "inseguridad, la prostitución y las drogas".  El "colaborador" de Vox, sin embargo, ha negado que sea extremista, racista u homófobo y se califica de "patriota".

En un mensaje de enero de 2014 en Twitter, Ángel Bordas se refiere a las feministas como "zorras machorras del aborto libre". 

Bordas se anunciaba hasta este jueves como "coordinador de Vox en Sevilla", aunque fuentes de la dirección andaluza han dicho que nunca ha tenido ni tiene cargo orgánico,  y que cuando terminó la campaña electoral de las municipales dejó de realizar las labores de "coordinación" que había desempeñado antes del 26M como "afiliado colaborador" para su penetración social, en especial en los barrios de Sevilla.