La doble vara de medir, el doble rasero con el que la derecha mediática analiza los acontecimientos, los datos y las leyes llega a ser pasmosa. La hemeroteca no solo sirve para poner a los políticos ante su espejo, también a los periodistas, y en este caso la sorpresa la da ahora el número dos de El Mundo, Casimiro García Abadillo. Tanto él en sus análisis como artículos de opinión como su periódico lideraron la cruzada contra Zapatero cuando se reformó el sistema de financiación aún hoy vigente. La campaña fue tan brutal que el presidente Zapatero, en el año 2008, fue recibido en Sevilla por un grupo de manifestantes del PP que le gritaban ¡catalán que eres un catalán!, lo que entre otras cosas muestra que para militantes del PP llamar catalán a alguien era insultarle. Con la financiación Zapatero premiaba a Cataluña a costa de 'robar' al resto de España. Dos años después de la llegada del PP a La Moncloa, ahora resulta que descubren la realidad.

Madrid y Cataluña pierden ingresos fiscales
En un artículo publicado en El Mundo y titulado 'Torpeza', Abadillo reprocha a la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, las formas con las que ha presentado su propuesta fiscal diferenciada, pero resulta que defiende la propuesta. Textualmente escribe "¿significa eso que lo que propone el PP de Cataluña, no ahora, sino desde hace más de un año, es una locura? No, ni mucho menos. Reducir la horquilla que lleva a Cataluña, Madrid, Baleares, Valencia, Aragón y Murcia a perder puestos en el ranking de ingresos fiscales, tras la aplicación del actual sistema de financiación, parece bastante sensato". O sea, que si lo proponen los socialistas catalanes es una vergüenza, pero si lo propone el PP catalán es "bastante sensato".

Pero sobre todo lo que demuestra el párrafo es la campaña insensata e irresponsable que la derecha española lanzó contra la reforma del Estatut, una campaña en la que el PP se puso a recoger firmas por toda España contra Cataluña, donde en medios de comunicación madrileños conservadores se dijeron todo tipo de disparates.

La realidad: en bonanza mucha recaudación, en crisis poca
Ahora resulta que el sistema de financiación de Zapatero no era ningún privilegio para Cataluña. Y ahora resulta que el PP catalán descubrió hace un año, con Rajoy ya en La Moncloa, que Cataluña quiere un 'trato diferencial' y no ve nada malo en ello. Esto evidencia algo grave: uno de los principales partidos de este país, el PP, dice una cosa cuando está en la oposición y otra cuando gobierna en algo tan serio en este país como el modelo de financiación autonómica, parte fundamental del modelo de Estado.
Lo cierto es que el estallido de la crisis ha demostrado algo indiscutible, que las Comunidades con más potencia económica consiguen disparar sus ingresos mucho cuando la economía marcha, pero cuando hay una crisis de caballo esos ingresos caen por la sencilla razón de que cae la actividad económica y por tanto los ingresos. El modelo de financiación de Zapatero establecía mecanismos de solidaridad para las Comunidades más pobres y éstas son las que menos se resienten en sus ingresos cuando las cosas vienen mal dadas, pero también ingresan mucho menos cuando la economía tira. Si la derecha de este país, incluida la mediática, dejara de utilizar el tema catalán como arma electoral quizás las cosas serían más fáciles para todos.