Elena Valenciano. Archivo/EFE.



La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, ha afirmado en una entrevista en Canal Sur Radio que el pacto de Gobierno PSOE-IU de Andalucía podría ser una "buena fórmula" para España al corroborar que "puede haber gobiernos progresistas que funcionen leal y eficazmente". Esta indicación de que el acuerdo de la izquierda en Andalucía podría ser extrapolable a un posible Ejecutivo nacional ha sido remarcado por la número dos socialista tras manifestar que son posibles políticas distintas a las recetas de la derecha que están "machacando a los ciudadanos".

Elogios a Griñán
Valenciano ha elogiado al presidente de la Junta de Andalucía del que ha dicho que mantiene como obsesión "la lucha contra el paro y el crecimiento económico" . Ha reconocido la labor de la Junta remarcando que en Andalucía se está aguantando la educación y la sanidad públicas  así como se invierte en políticas de futuro, innovación, y formación.

Buena fórmula la de pacto PSOE-IU
Valenciano en dicha entrevista ha elogiado el pacto de Gobierno en Andalucía entre PSOE e IU. Considera la número dos del PSOE "que se está demostrando que es una muy buena "fórmula" para Andalucía y que "es mucho más importante que haya gobiernos progresistas que dejar que gobierne la derecha". Para la dirigente socialista con la acción del ejecutivo que preside Griñán se visualiza que es posible la existencia de gobiernos progresistas que practiquen "políticas distintas a las recetas de la derecha que están machacando a los ciudadanos".

Acoso en Twitter
También ha comentado en la entrevista que la red social Twitter, que ella ha abandonado por el acoso que estaban recibiendo sus hijos, "se está yendo un poquito del sitio en el que estaba". Valenciano se ha referido de esta manera a su abandono hace una semana de Twitter, donde tenía un perfil desde 2011 y contaba con más de 50.000 seguidores. Ha relatado que había gente que estaba "acosando" a sus hijos por las redes sociales, entrando en su privacidad y diciéndoles "cosas desagradables", algo contra lo que legalmente era muy difícil luchar.