“El Instituto está presidido por Don Iñaki Urdangarin. En la Junta Directiva también se integra Su Alteza Real la Infanta Doña Cristina, Don Carlos García Revenga, Asesor de la Casa de S.M. El Rey, Don Diego Torres, profesor de ESADE, y Don Miguel Tejeiro, profesor del IESE”. Así constaba, en grandes caracteres, en la página ocho un folleto de 15 hojas que el duque se encargó de distribuir por ayuntamientos, comunidades, grandes empresas y clubes deportivos, según desvela este miércoles El Mundo.

Secretario de la infanta y tesorero del Instituto Nóos
Carlos García Revenga, identificado en este folleto de Nóos como asesor de la Casa Real es el secretario privado de las infantas y durante la etapa en la que Urdangarin presidió esa entidad (desde 2004 a 2006) ejerció como tesorero.

A título privado
Hace dos semanas, la Casa Real alegó que Revenga estaba en Nóos “a título privado”, pero lo cierto es que tuvo un papel destacado en los manejos de la entidad al ocuparse de sus ingresos millonarios, y no hay que perder de vista que se trata de un cargo de la Zarzuela en su condición de secretario de las infantas.

Portada de El Mundo de este miércoles, 30 de noviembre, en el que evidencia cómo Urdangarin hizo uso de la infanta Cristina y el asesor de la Casa Real Carlos Revenga para 'venderse' ante sus posibles clientes



Los dos imputados
Los dos otros dos nombres que aparecen en la nota referida del folleto de presentación del Institutto Nóos son los del socio de Urdangarin, Diego Torres, y su cuñado, Miguel Tejeiro, ambos están imputados por presuntos delitos de fraude, malversación, falsedad y prevaricación. Tejeiro es el titular de un despacho fiscal en Barcelona que compartía sede con el Instituto Nóos y la empresa Aizoon, propiedad de los duques de Palma.

Un instituto con carácter "filantrópico"
En el folleto se definía al Instituto Nóos como “un think tank constituido por empresas, académicos e investigadores dedicados a generar conocimiento sobre la gestión del patrocinio y el mecenazgo”. Y a continuación se explicaba que “la labor del Instituto contribuye de manera significativa a una buena gestión de la filantropía”.

Desvío de dinero público
Según los datos conocidos hasta ahora, el duque usó el Instituto Nóos para desviar dinero público a sus empresas, Nóos Consultoría Estratégica y Aizoon, esta última, en copropiedad con su esposa, la infanta Cristina.  Aizoon consiguió desviar al menos 600.000 euros de dinero público y una cantidad aun sin cuantificar de aportaciones privadas.

Nóos envió a Reino Unido 420.000 euros
Como ha ido informando ELPLURAL.COM, el duque de Palma no solo desvió presuntamente dinero público a sus empresas, sino que sacó parte de él a paraísos fiscales. El diario Público desvela hoy que, además, el Instituto Nóos envió a Reino Unido 420.000 euros a lo largo de cuatro meses de 2007 mediante varias transferencias, según un informe de la Agencia Tributaria, que apunta que no consta que la asociación de Urdangarin realizase proyectos o negocios en suelo británico.

La monarquí, en jaque
Las actuaciones del duque de Palma ponen en una situación más que delicada a la Casa Real, que ya ha sido instada por las fuerzas políticas de la izquierda a hacer pública su postura, y sus finanzas. El diario El Mundo vuelve este miércoles a llamar a la puerta de la Zarzuela, que, según apunta en un editorial, “debe tomar medidas sobre este embarazoso asunto”. Según el diario de Pedro J. Ramírez, ni la infanta ni su asesor “pueden desdoblarse para actuar de forma pública a unas horas del día y de forma privada a otras”. Fuentes del entorno de la Zarzuela dijeron a ELPLURAL.COM que la Casa Real se desligaba del caso Urdangarin porque “al duque le están investigando por sus negocios como empresario y no por sus funciones como duque de Palma”. A estas alturas, ese argumento está absolutamente en cuestión.