La Policía Judicial intervino en las empresas de Urdangarin y su socio documentación que detalla un plan para colocar una cantidad próxima a los cinco millones de euros públicos en paraísos fiscales, según desvela El Mundo. La mayor parte de ese dinero iba a ser colocado en Belice bajo la sociedad londinense De Goes Center for Stakeholder. También tenían la intención de ingresar parte de esos fondos en cuentas bancarias en Luxemburgo.

Una consultora catalana
El duque de Palma y Diego Torres contrataron los servicios de una consultora catalana que se encargó de montar la estructura para evadir a la Agencia Tributaria en Reino Unido y Belice. Hacienda se encuentra en estos momentos analizando la documentación requisada para calcular el monto al que ascendió el fraude fiscal.

3,7 millones de la Generalitat
Urdangarin consiguió que la Generalitat valenciana le adjudicara a dedo, sin que mediaran concursos públicos, las tres ediciones anuales del Valencia Summit, un certamen de carácter deportivo-turístico. La relación del duque de Palma con el Gobierno de Francisco Camps se remonta a 2004. El Instituto Nóos, que presidió el esposo de la infanta Cristina, cobró de la Generalitat y del Ayuntamiento de Valencia (a través de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias, CACSA) 3,7 millones de euros.

Un acuerdo sin expediente
Según publica hoy El País, tras la primera edición, que se celebró en 2004, la Generalitat no contaba con ningún expediente de justificación del gasto con la facturación, análisis y rendimiento de cuentas para avalar el buen fin del acuerdo suscrito con el Instituto Nóos.