El presidente del COE, Alejandro Blanco, se consideró “fuera de juego” por los contactos y las conversaciones que el duque de Palma entabló con el responsable europeo, Mario Pescante. En una carta enviada al duque de Palma Blanco escribió: “Solo te pido que, si tienes que hacer alguna gestión en la que este Comité Olímpico Español o yo podamos estar involucrados, me la comuniques para no estar en fuera de juego”, informa El País. Tras el reproche, Urdangarin reconoció la existencia de “posibles malentendidos”.

Blanco reprochó al duque que se saltara al COE
Blanco había sido advertido por el presidente olímpico europeo, Mario Pescante, de las propuestas que le dirigió el duque de Palma e, incluso, le hizo llegar una copia de la carta de este. En su misiva al marido de la infanta Cristina, el presidente del comité español anotó: “Me ha sorprendido este escrito (el de Mario Pescante), toda vez que no tenía constancia del que tú le habías enviado y que ha motivado esta respuesta (…) mucho te agradecería ser informado de los escritos que dirijas al respecto a los organismos internacionales”.

Firmó con González Pons el contrato en Valencia
Los Juegos Europeos de Valencia 2010, para los que Nóos indicó que se debían invertir 450 millones en instalaciones, no contaron con la anuencia de otros comités olímpicos y de las federaciones deportivas internacionales. Urdangarin firmó a través del instituto Nóos con la empresa pública valenciana Sociedad Gestora para la Imagen Estratégica y Promocional de la Comunidad Valenciana, creada para “coordinar y ejercer una dirección estratégica de las acciones de promoción y difusión de la imagen de la Comunidad Valenciana”. El contrato fue suscrito, en su condición de consejero de Presidencia, por Esteban González Pons, que está citado como testigo por el juez del caso Palma Arena.

La SGAE pagó a Urdangarin 300.000 euros para "estrechar lazos con la Familia Real
En Madrid, Urdangarin y su socio, Diego Torres, también supieron mover fichas. El Instituto Nóos que presidió el duque cobró de la Sociedad General de Autores (SGAE) 300.000 euros por un estudio de 24 folios lleno de obviedades. El objeto oficial de la contratación del Instituto Nóos por parte del presidente de la institución, Teddy Bautista, radicó en “diseñar la nueva estrategia de patrocinio, mecenazgo y acción social de la Sociedad General de Autores”, pero la motivación real, como confesó Bautista a algunos miembros de su directiva, según El Mundo, pasaba por “estrechar lazos con la Familia Real”. El duque de Palma y Torres percibieron en total 750.000 euros de la SGAE.