Partido Popular y Ciudadanos deberán retratarse ante la manifestación convocada el próximo 10 de marzo contra el “feminismo rancio, hater y supremacista”. Una movilización que ha sido promovida por Woman of the World, plataforma ultraconservadora ideada por Profesionales por la Ética -una de las muchas sucursales de Hazte Oír y embrión en gran medida del partido ultraderechista-.

Relacionado Mujeres afines a Vox convocan una manifestación contra el feminismo “supremacista”

La manifestación de Woman of the World surge como respuesta al masivo movimiento feminista que se prevé para esa fecha. Bajo el lema En femenino sí y en masculino también, las organizadoras piden copar las calles dos días después de la huelga del 8 de marzo para reivindicar “la feminidad, la maternidad y la complementariedad” ante lo que ellas describen como una “apropiación indebida del concepto de mujer”.

Cabe precisar que la presidenta de Woman of the World es Leonor Tamayo, mujer ultracatólica que saca pecho de tener 10 hijos.

La estratagema de Vox

Hasta la fecha, tanto PP y Ciudadanos habían evitado pronunciarse sobre la manifestación alternativa a la huelga del 8-M. Su intención era mantener un perfil bajo ante el Día Internacional de la Mujer para no perder voto femenino.

Conscientes de ello, el partido que lidera Santiago Abascal ha registrado una proposición no de Ley en el Parlamento andaluz en la que demanda que tanto esta institución como el Gobierno de PP y Ciudadanos expresen su respaldo a la manifestación convocada por 'Women of the World en Andalucía’.

En la exposición de motivos de la iniciativa, el partido de extrema derecha expone que el "feminismo maquinador de las huelgas del 8-M está en horas bajas" y señala que quienes han "usurpado la representación exclusiva y excluyente de la mujer en España, esto es, el feminismo supremacista de género, no cuenta con la confianza de los españoles, ni siquiera de las propias mujeres”.

"Las feministas marxistas jamás han cumplido con los fines que dicen sostener, pues sólo saben reclamar dinero y más dinero para promoción de su ideología", sostiene Vox.